La nueva Constitución argelina limitará a dos los mandatos presidenciales

El jefe de gabinete de la Presidencia argelina, Ahmed Uyahia. (Wikicommons)
El jefe de gabinete de la Presidencia argelina, Ahmed Uyahia. (Wikicommons)

(EFE).- El Gobierno argelino presentó este martes un proyecto de ley de reforma de la Constitución que limita a dos los mandatos presidenciales y reconoce la oficialidad de la lengua amazigh (bereber).

El proyecto, al que aún le resta un largo proceso para su aprobación, también otorga más capacidad de maniobra a la oposición al ampliar sobre el papel derechos básicos como la libertad de expresión y de reunión. Asimismo, se compromete a "promover la paridad entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo".

"Hay varios procedimientos, el primero concierne al puesto de presidente de la República, especialmente la alternancia democrática, que tiene dos propuestas", explicó el jefe de gabinete de la Presidencia argelina, Ahmed Uyahia, en una rueda de prensa.

"La primera está relacionada con el artículo 74, que prevé que el mandato de presidente solo se pueda renovar una vez", subrayó. Este artículo ya había sido enmendado en sentido contrario en 2008 por el actual presidente, Abdelaziz Buteflika, de 78 años y enfermo, un cambio que le ha permitido perpetuarse en el poder sin limite de tiempo.

El proyecto otorga más capacidad de maniobra a la oposición al ampliar sobre el papel derechos básicos como la libertad de expresión y de reunión

"Además, el artículo 178 impide ahora que cualquier nueva reforma constitucional pueda cambiar el hecho de que el presidente de la República puede ser reelegido una sola vez", agregó.

El anteproyecto incluye, asimismo, una ligera modificación de un artículo que prevé que en caso de incapacidad o fallecimiento del presidente de la República, el presidente del Consejo de la Nación o Parlamento asumirá la jefatura del Estado durante 90 días, frente a los 45 actuales. Según la Constitución, durante ese periodo interino el presidente del Parlamento está obligado a convocar y preparar nuevas elecciones.

En la reforma también destaca el mayor margen de maniobra que se ofrece a la oposición, ya que contempla el fortalecimiento de "la libertad de opinión, expresión y reunión".

Las formaciones políticas se beneficiarán, además, de un "tiempo de emisión en los medios de comunicación públicos, proporcional a su representatividad a nivel nacional", así como una "financiación pública en relación con su representación en el Parlamento", detalló Uhaiya.

El proyecto de revisión se elevará este mes al Consejo de Ministros y después será presentado al Consejo Constitucional

La reforma de la Constitución, prometida por Buteflika en pleno estallido de "las primaveras árabes", ha pasado por un largo proceso con tres consultas en 2011, 2012 y 2014.

Uhaiya, de 63 años, y cuyo nombre suena como uno de los posibles sucesores de Buteflika, señaló que el proyecto de revisión se elevará este mes al Consejo de Ministros y después será presentado al Consejo Constitucional, que decidirá si debe ser aprobado por el Parlamento o en referéndum.

El anteproyecto constitucional también otorga el derecho a manifestarse, prohibido en la capital argelina, y equipara el Amazig con el árabe como lengua oficial del país, una vieja reivindicación de los bereberes.

Conocidos constitucionalistas argelinos como la abogada Fatiha Benabou expresaron este martes su escepticismo sobre los cambios, que, en su opinión, deben ser aprobados en referéndum debido al calado de algunas de las reformas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7