El Constitucional confirma la destitución de la presidenta surcoreana Park Geun-hye

Park Geun-hye, presidenta surcoreana destituida por el parlamento. (Flickr)
Park Geun-hye, ya expresidenta surcoreana destituida por el parlamento. (Flickr)

(EFE).- El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ratificó este viernes por unanimidad la destitución de la presidenta del país, Park Geun-hye, aprobada originalmente por el parlamento debido a sus vínculos con la trama de corrupción de la "Rasputina".

Con la destitución, Park, a la que la fiscalía considera sospechosa en el caso, queda despojada de su inmunidad y Corea del Sur está obligada a celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días.

La Corte consideró que Park participó junto a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina", en la creación de dos fundaciones que se emplearon para extorsionar fondos a grandes empresas y dijo que infringió la ley al filtrarle documentos confidenciales a Choi y al permitirla interferir en asuntos de Estado.

Park, a la que la fiscalía considera sospechosa en el caso, queda despojada de su inmunidad y Corea del Sur está obligada a celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días

Los ocho jueces del Constitucional ratificaron así la destitución aprobada el pasado 9 de diciembre por el Parlamento surcoreano y que ha mantenido a Park, que accedió a la presidencia en febrero de 2012, retirada de sus funciones desde entonces.

Aunque no consideró que fuera motivo para su destitución, la máxima instancia judicial del país creyó probado que Park desatendió sus obligaciones como jefa de Estado durante el hundimiento en abril de 2014 del ferri Sewol que dejó más de 300 muertos, la mayoría estudiantes de secundaria.

La decisión del Constitucional, que fue retransmitida en directo por todas las televisiones y radios del país, se hizo pública en un ambiente marcado por el fuerte dispositivo de seguridad activado en Seúl para evitar encontronazos entre los seguidores y los detractores de Park Geun-hye.

Unos 21.600 agentes han acordonado la máxima instancia judicial surcoreana, la Casa Azul (sede de la presidencia) y otras dependencias gubernamentales en pleno centro de la capital, con motivo de las manifestaciones a favor y en contra de Park convocadas durante la jornada.

El veredicto de hoy supone la primera destitución de un jefe de Estado y el primer adelanto de los comicios presidenciales en Corea del Sur desde que el país volvió a celebrar elecciones democráticas

Miles de seguidores de los dos bandos han tomado la avenida Sejong para celebrar y condenar respectivamente el veredicto y algunos partidarios de Park han intentado romper por la fuerza los cordones policiales.

Desde que el escándalo comenzó a sacudir al país el pasado otoño, la céntrica avenida ha sido escenario de manifestaciones multitudinarias que pedían el cese de Park y que han llegado a congregar a más de dos millones de personas.

La mayoría de los expertos apuntan a que los comicios presidenciales, donde el favorito para imponerse es el candidato liberal Moon Jae-in, seguramente se celebren el martes 9 de mayo.

El veredicto de hoy supone la primera destitución de un jefe de Estado y el primer adelanto de los comicios presidenciales en Corea del Sur desde que el país volvió a celebrar elecciones democráticas en 1987 tras el mandato de dos juntas militares (una de las cuales lideró el general Park Chung-hee, padre de la actual presidenta).

Tras la lectura del veredicto se han producido manifestaciones a favor y en contra de Park en las que han muerto dos personas

La amplia mayoría de los surcoreanos se ha mostrado a favor de la destitución de Park, según diversas encuestas recogidas por la agencia nacional Yonhap, que apuntan a un respaldo popular a esta decisión del 70 por ciento.

Tras la lectura del veredicto se han producido manifestaciones a favor y en contra de Park en las que han muerto dos personas. Ha habido violentos choques entre la policía y los partidarios de la ya expresidenta frente a la sede del tribunal y en la cercana avenida Sejong.

Unos 21.600 agentes han acordonado la máxima instancia judicial surcoreana, la Casa Azul (sede de la presidencia) y otras dependencias gubernamentales en el centro de Seúl debido a la tensión que se respira con motivo de las manifestaciones convocadas para hoy.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4