Cuba y Miami celebran centenario del patronazgo de la Virgen de la Caridad

La Virgen de la Caridad del Cobre que llegó a Miami había sido entregada al papa Francisco en su reciente visita a la Isla. (14ymedio)
La Virgen de la Caridad del Cobre que llegó a Miami había sido entregada al papa Francisco en su reciente visita a la Isla. (14ymedio)

Centenares de fieles católicos celebraron tanto en Cuba como en Miami el primer siglo de la declaración de la Virgen de la Caridad como patrona del pueblo cubano.

Las autoridades religiosas afirmaron que la intención de que ambas celebraciones tuvieran lugar casi simultáneamente en las dos orillas era una muestra de la unidad del pueblo y la iglesia cubanas.

En la Isla el servicio religioso estuvo a cargo del arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García Ibáñez, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos, quien ofició una misa solemne en el santuario nacional de la Virgen de la Caridad, en el oriente cubano, acompañado por el clero y la feligresía.

Varios de los asistentes a la eucaristía señalaron que pocas veces se veía tantos fieles reunidos. La celebración comenzó en la antigua parroquia del poblado del Cobre, donde se leyó la carta enviada por los veteranos mambises al papa Benedicto XV, solicitando el título de Patrona de Cuba para la Virgen de la Caridad.

"No pudieron ni los azares de la guerra, ni los trabajos para librar nuestra subsistencia, apagar la fe y el amor que nuestro pueblo católico profesa a esa Virgen venerada", reza el documento de 1916. Los veteranos recuerdan, además, la condición criolla de la imagen por la que asumen como un deber pedir la institución de su fiesta eclesiástica. La imagen de la Caridad, en palabras de los firmantes, es "cubana por excelencia, cubana por el origen de su secular devoción y cubana porque así la amaron nuestras madres inolvidables".

La peregrinación concluyó en el santuario nacional, donde los fieles pasaron por la Puerta Santa, instituida en el marco del Jubileo de la Misericordia proclamado por el Papa Francisco. En la celebración se resaltó el papel que ha tenido la Virgen de la Caridad en el proceso de formación de la nacionalidad cubana, así como la evolución de la tradición religiosa mariana en el pueblo cubano.

Basílica de Santiago de Cuba iluminada con la imagen de la Virgen. (cortesía)
Basílica de Santiago de Cuba iluminada con la imagen de la Virgen. (cortesía)

Después de la misa se proyectó la imagen de Cachita, como la llaman cariñosamente los cubanos, en la fachada del santuario, considerado basílica menor y que fue concluido en 1927.

Mientras tanto, en la ermita de la Caridad de Miami, entre cantos propios de la devoción popular cubana y acompañada por jóvenes vestidos como mambises, el arzobispo Thomas Wenski recibía la venerada imagen de María de la Caridad del Cobre que había sido entregada al papa Francisco en su reciente visita a la Isla. El prelado presentó la imagen a los feligreses y posteriormente la entronizó en el templo.

Wenski rememoró la visita del papa Francisco a Cuba y, cómo el pontífice, entregó a los obispos estadounidenses la imagen de la Virgen recibida de manos de una familia santiaguera para ser enviada a las comunidades religiosas del exilio.

El papa les pidió a los obispos de Estados Unidos que escogieran dónde colocar la imagen. "¿Qué mejor lugar para colocarla que el santuario nacional de la Caridad aquí en el exilio?", dijo el arzobispo.

"Yo creo que el mensaje fundamental que trae la Virgen es un mensaje de inclusión. A pesar de las divisiones que nos separan, la Virgen de la Caridad es la madre de todos y por ser la madre puede unificar y reconciliar a todos sus hijos", afirmó Wenski.

"La Virgen de la Caridad es el símbolo de la unidad del pueblo cubano", concluyó.

El padre Silvano Pedroso Montalvo, quien oficia en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en la capital cubana, y se encuentra de visita en Miami para la ocasión, dijo a 14ymedio que el mensaje de la Virgen peregrinando en los lugares donde se encuentran sus hijos es, en definitiva, "un mensaje de amor".

"Después de todo este camino recorrido por nuestra nación, hay una única salida, el amor". "Somos un solo pueblo y la Iglesia cubana es una sola Iglesia", añadió el párroco.

La Virgen llegó a la ermita de la Caridad de Miami entre cantos propios de la devoción popular cubana. (14ymedio)
La Virgen llegó a la ermita de la Caridad de Miami entre cantos propios de la devoción popular cubana. (14ymedio)

Se espera que la imagen que ha sido recibida en Miami pueda seguir peregrinando a otras ciudades de Estados Unidos donde hay colonias de emigrantes cubanos.

La Coral cubana de Miami fue la encargada de la ambientación musical, comenzando con el popular canto Virgen Mambisa, que muchos de los fieles siguieron. La cantante Tania Martí interpretó Patroncita de Cuba, de la compositora cubana Mercy Ferrer.

Maikel Valdivia, un fiel católico de origen cubano que reside en Miami visiblemente emocionado dijo que "la virgen es todo, es amor, es ternura, es pasión".

"Estoy muy feliz por acogerla y que los cubanos de la diáspora podamos recibir a esta Virgen que viene desde una humilde familia cubana. Me emociona saber que somos una sola Iglesia".

El 10 de mayo de 1916, el papa Benedicto XV proclamó patrona de Cuba a la Virgen de la Caridad del Cobre. A petición de un grupo de veteranos de la guerra de independencia cubana, la imagen, hallada en la Bahía de Nipe por dos indígenas y un esclavo africano alrededor de 1612 fue reconocida por la Iglesia Católica como la madre de todos los cubanos.

La representación de la Virgen ha trascendiendo el ámbito religioso para convertirse en símbolo de la identidad de la nación cubana. En la religión afrocubana, Cachita se sincretiza con la orisha Oshún, reina de las aguas dulces y representada como una mujer muy sensual.



Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7