Cuba empieza proceso de reintegración a las Américas

Foto oficial de jefes de estado de las Américas (14ymedio)
Foto oficial de jefes de estado de las Américas (14ymedio)

(EFE).- Además de sellar el proceso de deshielo entre La Habana y Washington, la VII Cumbre de las Américas ha sido el foro donde se ha escenificado la reintegración de Cuba en un continente que ha abierto en Panamá una nueva era en sus relaciones.

"Ya era hora de que yo hablara aquí a nombre de Cuba". Esa fue la frase con la que Raúl Castro abrió la inédita participación de la isla en el foro que reúne a los países de la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo que la expulsó en 1962 tras el triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro por su adhesión al marxismo-leninismo.

Hoy Cuba sigue siendo un país comunista pero muchas cosas han pasado desde esa suspensión, y especialmente en los últimos años, en lo que se refiere a las relaciones con sus vecinos continentales.

Durante el mandato de Raúl Castro, que sucedió en 2006 a su hermano Fidel cuando este enfermó, Cuba ha intensificado y diversificado sus relaciones con la región latinoamericana y caribeña más allá de los organismos de integración ideológicamente afines como la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (ALBA).

Una progresiva reintegración regional ocurrida bajo el paraguas de la "actualización raulista" que ha abierto controlados espacios a la iniciativa privada en la isla, eliminado prohibiciones como la que impedía a los cubanos viajar al extranjero y que también persigue atraer más inversión y empresarios extranjeros para sacar a flote su deprimida economía.

Uno de los hitos que confirmó la reinserción latinoamericana de Cuba fue su presidencia en 2013 de la joven Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la cumbre de ese organismo en La Habana en enero de 2014.

A esa cita acudieron la práctica totalidad de los presidentes de la región e incluso propició una visita histórica a la isla: acudió como invitado José Miguel Insulza, el primer secretario general de la OEA de visita en la isla en más de medio siglo.

De aquella cumbre salió una declaración que Raúl Castro recordó este sábado en Panamá donde la región proclamó "el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema, económico, social y cultural".

Para muchos ha sido precisamente la unanimidad latinoamericana en rechazar la exclusión de Cuba la que ha logrado su participación en una Cumbre de las Américas, demanda que tuvo su máxima expresión en la anterior cita, la de Cartagena (Colombia).

José Miguel Insulza, secretario saliente de la OEA, cree que la postura de la región de que esta vez Cuba sí debía estar presente ha influido en el hecho de que EEUU decidiera iniciar el restablecimiento de relaciones con la isla.

En declaraciones a Efe, Insulza consideró que el debut de Cuba en Panamá certifica su reintegración continental: "el sentido común de la región indica que esto se tenía que producir", comentó.

Una de las preguntas ahora es si la isla volverá también a la OEA, que en 2009 levantó la suspensión decretada en 1962, de manera que La Habana podría regresar si quisiera.

Tradicionalmente Cuba ha sido muy crítica con la OEA, la ha considerado un instrumento del "imperialismo" estadounidense, ha dicho en muchas ocasiones que nunca volvería y se siente más cómoda en la Celac, donde están todos los países de América menos EEUU y Canadá.

Pero el ciclo que ha abierto el continente con su apuesta por la inclusión, la disposición al "pluralismo ideológico" que existe en la OEA según su próximo secretario general, el uruguayo Luis Almagro, y el proceso de reconciliación entre Cuba y EEUU, introducen variables que llevan a algunos a pensar en una revisión de posiciones por parte de La Habana.

Varios expertos consultados por Efe coinciden en que el reingreso en la OEA no es una prioridad para el gobierno cubano pero no descartan que haya un acercamiento progresivo.

El propio Insulza comparte esa apreciación: considera que podría producirse una "aproximación" a algunos organismos como el Banco de Desarrollo (BID), el Instituto de Ciencias Agrícolas o similares.

"No veo que vaya a ser un proceso lineal, o una cosa inmediata o instantánea (...) Será un proceso lento y deberemos dejar que siga su curso sin acelerarlo", señaló a Efe el secretario saliente de la OEA.

Otros como el exdiplomático cubano Carlos Alzugaray no cree que el reingreso de Cuba en la OEA esté precisamente "a la vuelta de la esquina, pero la participación de Cuba en Panamá es parte de un proceso más largo".

"Si se pone sobre el tapete de la diplomacia cubana revalorar el tema de la OEA hay argumentos a favor y en contra. A favor, que es un espacio de negociación donde está EEUU y es conveniente tener un área de negociación donde se sienten América Latina y Washington. En contra, que la OEA es una organización en crisis. Hacen falta muchas cosas para que se fortalezca", dijo a Efe Alzugaray.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3