Disidencia sandinista acusa a Ortega de aspirar a un régimen de partido único

La Asamblea Legislativa de Nicaragua, controlada por los sandinistas, destituyó a la mayoría de los diputados opositores, quienes denunciaron un "golpe de Estado" al Parlamento. (EFE)
La Asamblea Legislativa de Nicaragua, controlada por los sandinistas, destituyó a la mayoría de los diputados opositores, quienes denunciaron un "golpe de Estado" al Parlamento. (EFE)

(EFE).- Los disidentes sandinistas señalaron hoy al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por querer liquidar el pluralismo político en el país, después de que la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, controlada por el oficialismo, destituyera a 28 diputados opositores.

"Esta destitución es un nuevo zarpazo para liquidar por completo el pluralismo político y hacer desaparecer las voces opositoras en el Parlamento y en las instituciones públicas", indicó el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), integrado por disidentes, en una declaración pública.

Según ese movimiento, que carece de personalidad jurídica, Ortega "no pudo ni doblegar ni comprar a la oposición política representada por los diputados" destituidos, "dejando claro su proyecto de régimen de partido único, tal como lo advirtiera la Conferencia Episcopal recientemente".

"Ese modelo de partido único amenaza a todos y cada uno de los nicaragüenses que no se manifiesten alineados con la política orteguista", consideró el MRS, para el cual "los espacios institucionales se han cerrado para la oposición y para el pueblo".

La Junta Directiva del Parlamento acordó destituir a 28 diputados opositores pese a que se habían declarado independientes para tratar de evitarlo

La Junta Directiva del Parlamento acordó este viernes destituir a 28 diputados opositores pese a que se habían declarado independientes para tratar de evitarlo.

Los diputados, entre ellos el coordinador de la principal agrupación opositora, la Coalición Nacional por la Democracia, Eduardo Montealegre, fueron destituidos de sus escaños por una resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE), que fue acatada hoy.

Los 28 diputados, de los cuales 16 son principales y 12 suplentes, pertenecían al Partido Liberal Independiente (PLI) hasta mayo pasado, cuando la Corte Suprema de Justicia (CSJ) quitó la representación legal de este partido a Montealegre y se la dio a Pedro Reyes, considerado por la oposición un colaboracionista del Gobierno y cuya actividad política era casi nula.

Reyes reclamó la destitución de los diputados que conformaban el PLI ante el Poder Electoral porque estos no reconocieron su liderazgo como nuevo representante legal del partido, de acuerdo con la resolución.

Para evitar su salida ante la solicitud de Reyes, los congresistas en cuestión se declararon independientes.

Tanto el Poder Electoral como los legisladores sandinistas en la Junta Directiva alegaron que el artículo 131 de la Constitución Política establece que los escaños le pertenecen al partido en el que fueron electos los diputados.

Bajo el mando de Montealegre, el PLI ganó 24 de los 91 diputados propietarios de la Asamblea Nacional en noviembre de 2011, donde eran la segunda fuerza política después del oficialismo.

La situación se da a menos de tres meses de las elecciones generales del 6 de noviembre, en las que el presidente Ortega buscará una nueva reelección, sin la participación de la coalición que lideraba el PLI, que decidió retirarse tras el dictamen de la CSJ. 

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9