EE UU anuncia nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos

(EFE).- Estados Unidos anunció este lunes nuevas sanciones contra funcionarios y exfuncionarios del Gobierno venezolano considerados "responsables o cómplices" de violaciones de los derechos humanos. La portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Jen Psaki, explicó en un comunicado las nuevas medidas, que se traducirán en restricciones de visados para los afectados, sin detallar las identidades ni el número de sancionados.

El anuncio llega poco después de que Washington tachara también de "infundadas y falsas" las acusaciones del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al vicepresidente de EE UU, Joe Biden, de estar detrás de un plan para provocar la caída de su Gobierno.

Las restricciones de visado afectarán a funcionarios y exfuncionarios del Gobierno venezolano "que se cree que son responsables o cómplices de abusos de los derechos humanos", así como a otras personas "consideradas responsables de actos de corrupción pública", según el Departamento de Estado.

También afectarán a miembros de la familia inmediata de los sancionados, cuyas identidades no se revelarán en cumplimiento de las leyes de confidencialidad sobre visados que rigen en EEUU.

Las nuevas medidas se traducirán en restricciones de visados para los afectados

"Ignorando las reiteradas peticiones de cambio hechas por gobiernos, respetados líderes y grupos de expertos, el Gobierno venezolano ha seguido demostrando una falta de respeto hacia los derechos humanos y las libertades fundamentales", señala el Departamento de Estado.

En julio pasado, EE UU ya impuso restricciones de visado a 24 funcionarios venezolanos presuntamente involucrados en violaciones de los derechos humanos y en la represión de protestas de grupos opositores a Maduro.

Además, en diciembre pasado, el presidente estadounidense, Barack Obama, firmó una ley aprobada por el Congreso con sanciones a funcionarios venezolanos considerados responsables de violaciones de derechos humanos en ese país.

Esas sanciones incluyen la congelación de activos y la prohibición para emitir visados a funcionarios del Gobierno venezolano vinculados con la violencia y la represión de las manifestaciones estudiantiles de febrero de 2014, que terminaron con un saldo oficial de 43 muertos y cientos de heridos.

Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela han sido conflictivas desde la llegada al poder en 1999 del ya fallecido presidente Hugo Chávez, mentor y antecesor de Maduro.

Desde hace cuatro años, las relaciones diplomáticas entre Washington y Caracas son a nivel de encargados de negocios. La última fuente de tensiones se ha presentado este fin de semana, cuando Maduro acusó a Biden de estar detrás de un plan para derrocarlo y que, supuestamente, el vicepresidente estadounidense anunció a presidentes y primeros ministros de países caribeños durante una cumbre energética celebrada en Washington la semana pasada.

"Hemos visto las informaciones de prensa sobre las acusaciones contra Estados Unidos por parte de funcionarios del Gobierno venezolano. Tal acusación es infundada y falsa", respondió hoy lunes a Efe una portavoz del Departamento de Estado.

Según ella, "el Gobierno venezolano debe centrarse en las quejas legítimas de su pueblo, que incluyen violaciones reiteradas de la libertad de expresión y de reunión, así como del debido proceso ante la ley".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12