Ecuador y Venezuela estudian reducir la producción de petróleo por la caída de los precios

(EFE). -El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo este jueves que su Gobierno y el de Venezuela estudian proponer un recorte de la producción de petróleo para "proteger los precios", ante el descenso que experimenta en los mercados internacionales.

El gobernante, en un encuentro con medios de comunicación internacionales en la ciudad de Coca (Amazonía), reveló que ha conversado de este tema con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de cara a la próxima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), del cual ambos son miembros.

En ese evento, que se celebrará en Viena el 27 de noviembre, la postura que Ecuador y Venezuela podrían adoptar sería la de "recortar en algo la producción" para lograr "proteger los precios", insistió.

El gobernante dijo que el descenso que experimenta en la actualidad el precio del petróleo, que atribuyó a la oferta creciente en Estados Unidos, podría detenerse pronto, según muchos pronósticos de analistas.

El petróleo de Texas, que sirve de referencia para el crudo ecuatoriano, bajó hoy un 0,97% y cerró en 77,91 dólares el barril, después de que la OPEP advirtiera de que la actual tendencia a la baja de los precios del crudo puede acabar provocando una caída del suministro.

El cartel aseguró que el crecimiento mundial y el aumento del consumo en países en desarrollo elevarán en un 22 por ciento la demanda de petróleo hasta el año 2040, aunque admitió que la importancia del crudo bajará en favor de otros combustibles fósiles.

En octubre pasado, Correa indicó que su país está "preparado" para afrontar la caída del precio del petróleo, su principal producto de exportación y que financia en un 10% al presupuesto del Estado.

Extracción en la Amazonía

Correa aprovechó el evento para defender el proyecto de extracción en una parte del Parque Nacional Yasuní, en la Amazonía, y aseguró que las actividades afectarán a menos de 200 hectáreas de las cerca del millón de esa reserva natural de alta biodiversidad.

"Según los últimos cálculos", explicó el gobernante, será un 0,2 por mil "o una de cada 5.000 hectáreas" la superficie que pueda sufrir el impacto de las actividades de extracción petrolera.

El gobernante visitó esa zona para comprobar la marcha de los trabajos que se llevan a cabo y negó que vayan a resultar afectadas 18.000 hectáreas, como sostienen grupos que se oponen a la explotación del subsuelo.

Correa criticó también al colectivo Yasunidos, que presentó una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por violación de derechos políticos tras la negativa de la Corte Constitucional ecuatoriana a autorizar una consulta popular sobre la explotación petrolífera en el parque.

Yasunidos organizó una recogida de firmas para pedir la consulta popular, pero el Consejo Nacional Electoral (CNE) solo declaró como válidas 359.761 de las 583.324 necesarias, por lo que no llegó al 5 % del padrón electoral, como exige el reglamento que regula la convocatoria de estas votaciones.

"No pudieron reunir las firmas, eso es todo". "Si vamos a consulta, estoy seguro de que el pueblo ecuatoriano nos dará su apoyo", apostilló el mandatario.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2