El nuevo Emboque de Luz, ¿la última obra de Eusebio Leal?

El nuevo Emboque de Luz fue inaugurado simbólicamente este sábado pero abrirá sus puertas al público el próximo fin de semana. (14ymedio)
El nuevo Emboque de Luz fue inaugurado simbólicamente este sábado pero abrirá sus puertas al público el próximo fin de semana. (14ymedio)

Enorme y reluciente bajo el sol, pero aún cerrado al público. Así se ve desde la distancia el nuevo embarcadero de lanchas que conectarán a La Habana Vieja con los poblados de Regla y Casablanca. La moderna estructura que destaca en la bahía fue inaugurada este sábado en una ceremonia que contó con la presencia del historiador de la ciudad, Eusebio Leal Spengler, aunque los pasajeros todavía no pueden entrar en ella.

Al embarcadero, bautizado ahora Emboque de luz, llegaron durante la mañana las cámaras de la prensa oficial y numerosos funcionarios para un recorrido por ese trozo de la Avenida del Puerto que hasta hace poco era un muelle derruido, donde pocos pescadores se aventuraban a lanzar el anzuelo y los transeúntes apuraban el paso debido al fuerte olor a petróleo y la basura que llenaba el lugar.

Aunque su restauración es una buena noticia para los residentes en La Habana Vieja, muchos de ellos temen que esta sea una de las últimas obras de beneficio público que se acometen bajo la tutela de Leal Spengler. La mayoría de las empresas del Historiador han sido traspasadas al Grupo de Administración Empresarial (GAE), un consorcio gestionado por el Ejército.

"Este es el último cartuchazo de Eusebio", comentaba a pocos metros del reluciente edificio de hierro y cristal Manuel Duarte, de 43 años y residente en la zona. "Esta parte de la ciudad a nadie le importaba, solo él supo valorarla y la vida le ha dado la razón, porque a los turistas les encanta", cuenta mientras la brisa marina le hace un remolino en el pelo.

Las especulaciones sobre la salud de Leal Spengler se han disparado con la adjudicación en septiembre pasado del título de doctor Honoris Causa en Humanidades que recibió de la Universidad de La Habana. "Aquí cuando te dan un homenaje es porque te queda poco", considera Duarte.

Las mejoras que ha experimentado el área más próxima al puerto habanero se hacen sentir en los precios de las viviendas

Las mejoras que ha experimentado el área más próxima al puerto habanero se hacen sentir en los precios de las viviendas. Las casas a pocos metros del Emboque de Luz y el Paseo Marítimo de Paula han duplicado su precio en los últimos dos años. Una vivienda de 100 metros cuadrados que en 2014 estaba valorada en 40.000 CUC ahora supera los 80.000 CUC por la cercanía con las obras restauradas.

"Era un área de poca demanda por la suciedad de la bahía, pero ahora muchos compradores le están viendo el potencial y los precios han subido", comenta uno de los gestores de la inmobiliaria La Llave, ubicada en la céntrica calle Obispo del casco histórico de la ciudad y especializada en la compraventa de inmuebles en La Habana Vieja.

Para quienes tienen negocios privados en la zona, el estado de salud de Leal Spengler también es motivo de preocupación pues lo consideran como un alcalde preocupado por el patrimonio y por la gente. "Está muy deteriorado físicamente y hay que apurarse porque mientras esté respirando es que podremos hacer este tipo de proyectos", dice a 14ymedio una empleada de la Oficina del Historiador que prefirió el anonimato.

El Emboque de luz fue la primera obra de la Oficina del Historiador en una zona marítima lo cual hizo más complejo los trabajos constructivos. La nueva estructura viene a sustituir la deteriorada edificación desde donde aún salen las lanchas y que fue escenario de los incidentes que detonaron la Crisis de los Balseros en 1994.

El viejo sitio no ha podido despojarse de la opresiva sensación de ser un local militarizado y en constante alarma, algo que el nuevo emplazamiento ayudará a suavizar, aunque el edificio mantendrá las cámaras de vigilancia y el acostumbrado chequeo por parte del personal de seguridad.

La estructura de hierro con cristales funcionará también como un mirador para disfrutar del puerto y del cercano Puente Flotante, además de las viejas edificaciones de la Terminal de Cruceros que se encuentran en proyecto de rehabilitación. La planta superior cuenta con una cafetería en moneda convertible y la presencia de baños públicos, pantallas de información con los horarios de embarque y desembarque, además de una librería y cajeros automáticos, todas ellas viejas demandas de los usuarios.

La planta superior cuenta con una cafetería en moneda convertible. (14ymedio)
La planta superior cuenta con una cafetería en moneda convertible. (14ymedio)

Sin embargo, lo que levanta más entusiasmo entre quienes hacen con frecuencia la ruta hacia Casablanca o Regla es el prometido aumento en la frecuencia de viajes. Evelio L. Lugo Castro, director de la UEB Flotilla Lancha de La Habana, aseguró que se busca realizar más de 125 viajes al día para "acortar distancias cuando en los horarios picos y de mayor afluencia de pasajeros, quieran llegar con prontitud a sus lugares de residencia".

Entre los proyectos para el futuro, está la reanudación de paseos con fines recreativos por la bahía habanera, una opción que los problemas materiales y la paranoia gubernamental han impedido por décadas. "Tenemos planificado habilitar dos lanchas para este paseo, además incluiremos un historiador y prestaremos servicios gastronómicos para niños y adultos", explica Lugo Castro.

Por el momento el Emboque de Luz -bautizado popularmente como La Casona de Cristal- ya ha comenzado a padecer las filtraciones de la lluvia que serán resueltas "en lo que resta de semana", según el director de la UEB.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8