Empresas textiles británicas explotan a refugiados sirios ilegales, según BBC

El reportaje sostiene que adultos y menores refugiados sirios, a menudo sin permisos de trabajo pertinentes, trabajan en Turquía para marcas europeas. (Fotograma)
El reportaje sostiene que adultos y menores refugiados sirios, a menudo sin permisos de trabajo pertinentes, trabajan en Turquía para marcas europeas. (Fotograma)

(EFE).- Refugiados sirios en situación ilegal, algunos de ellos menores de edad, trabajan en Turquía en la producción de prendas para proveedores de grandes industrias textiles británicas, según un programa emitido anoche por la televisión pública BBC.

"Encubiertos: los refugiados que fabrican nuestra ropa", un reportaje del programa de investigación periodística Panorama, explica cómo tratan de buscar un empleo miles de refugiados sirios llegados a Turquía con motivo de la guerra en su país.

Las imágenes desvelan la contratación de adultos y menores para las marcas británicas de ropa Marks & Spencer, Next y Asos, firmas que figuran en el etiquetado de las prendas.

M&S declara al canal que sus inspecciones no habían identificado a ningún empleado sirio, pero ha ofrecido "empleo legal permanente" a cualquier refugiado que haya trabajado en alguno de sus talleres

Según Panorama, el sector textil es uno de los que acoge a un mayor número de refugiados que, en ocasiones, se encuentran en una situación de irregularidad laboral.

Describe asimismo la situación de varias familias cuyos hijos menores de edad deben trabajar en fábricas textiles para poder sustentar con sus ingresos a sus allegados.

El reportaje emitido por la cadena británica identifica cómo un proveedor de Asos, denominado Hazar por BBC, utilizaba otros talleres para confeccionar sus pedidos. En esas fábricas, los reporteros filman con cámara oculta a niños en las fábricas que afirman trabajar más de 12 horas al día.

En cuanto a otras marcas británicas, el programa desvela que descubrió a siete sirios, el más joven de 15 años, trabajando turnos de 12 horas en una fábrica suministradora de Marks & Spencer (M&S), que habían sido captados por un intermediario que les pagaba en efectivo una libra (1,12 euros) la hora, por debajo del salario mínimo turco.

M&S declara al canal que sus inspecciones no habían identificado a ningún empleado sirio, pero ha ofrecido "empleo legal permanente" a cualquier refugiado que haya trabajado en alguno de sus talleres.

En otra parte de Estambul, el programa encuentra a varios niños sirios en un fábrica donde había muestras de ropa de Asos, una tienda de venta por internet. Una inspección posterior identifica a once adultos sirios y tres menores de 16 años, apunta la BBC.

En esas fábricas, los reporteros filman con cámara oculta a niños en las fábricas que afirman trabajar más de 12 horas al día

Asos asegura que esa fábrica no estaba autorizada oficialmente pero, a pesar de ello, se compromete a financiar la escolarización de los niños y a pagar un sueldo a los adultos hasta que puedan trabajar de forma legal.

Los reporteros de Panorama hallan además a varios adultos sirios y niños turcos de hasta 10 años en otro taller, cuyo dueño asegura que hacían pijamas para la marca británica Next.

Next declara a la cadena que esos pijamas se los fabrica otro proveedor y argumenta que la pieza mostrada pudo haber sido una muestra aislada.

En la proyección se menciona una lavandería llamada Goreteks, en la que se desarrolla uno de los procesos requerido por la producción de pantalones para las marcas españolas Mango y Zara.

Sobre este centro, el espacio comenta que los trabajadores carecen de medidas de seguridad adecuadas.

En declaraciones a la BBC, Mango dice que esta fábrica había sido subcontratada por uno de sus proveedores sin su conocimiento, y que, al realizar una inspección, no halló a ningún sirio y sí "buenas condiciones, excepto algunos aspectos de seguridad personal".

Inditex, por su parte, señala al programa que esta lavandería de pantalones había sido auditada antes de la grabación de la BBC y que en esas inspecciones se habían identificado carencias en materia de seguridad y salud laboral.

En la proyección se menciona una lavandería llamada Goreteks, en la que se desarrolla uno de los procesos requerido por la producción de pantalones para las marcas españolas Mango y Zara

La emisión destaca que, en línea con los procedimientos implantados por Inditex para acompañar la mejora de sus proveedores, la lavandería tiene seis meses que se cumplen en diciembre para corregir los incumplimientos.

La empresa propietaria de Zara niega que en sus auditorías haya encontrado trabajadores sirios en situación ilegal, mientras que Goreteks sostiene que nunca ha contratado personal ilegal sirio.

"Inditex tiene tolerancia cero contra cualquier tipo de discriminación y por ello fuimos la primera compañía que puso en marcha un programa de prevención de la explotación de refugiados sirios en Turquía, junto a ONGs locales", remarca Inditex en un comunicado.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5