Evo Morales tiene una infección vírica controlable que se tratará en Cuba

El presidente de Bolivia, Evo Morales. (EFE)
El presidente de Bolivia, Evo Morales, tiene una infección de las cuerdas vocales desde hace un mes y medio que se ha complicado. (EFE)

(EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, sufre de una infección vírica y una sinusitis que son controlables, pero podría quedarse cuatro o cinco días más en Cuba para curarse, informó el vicepresidente del país, Álvaro García Linera.

"La salud está controlada, los informes médicos son positivos y las dolencias que presentó el presidente son controlables, son tratables de manera rápida", declaró García Linera a los medios.

Agregó que el gobernante tiene una infección de las cuerdas vocales desde hace un mes y medio, a lo que se ha sumado una sinusitis y fuertes dolores internos en el lado derecho del abdomen.

Este último síntoma motivó que el Gabinete de ministros decidiese el miércoles que viajara a Cuba ese mismo día para someterse a un examen exhaustivo que duró alrededor de cinco horas de la noche pasada, contó el vicepresidente.

"Estoy contento de esta revisión, estábamos muy preocupados de que pudiera ser un órgano interno que estuviera involucrado, pero no hay afección en ningún órgano interno, sino que se trata de un virus tratable", sostuvo García Linera, que habló con Morales esta mañana.

"Estoy contento de esta revisión, estábamos muy preocupados de que pudiera ser un órgano interno que estuviera involucrado, pero no hay afección en ningún órgano interno, sino que se trata de un virus tratable"

Enfatizó que no hay razón para sobresaltarse porque los informes que han dado los médicos cubanos son "tranquilizadores".

Antes de García Linera, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, y el ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, dijeron que cinco médicos bolivianos no tuvieron éxito al intentar curar a Morales y por eso fue necesario que viaje a La Habana.

García Linera descartó que la ausencia de Morales tenga una motivación política, como no firmar la promulgación de la polémica ley de la hoja de coca, que aumenta los cultivos legales de 12.000 a 22.000 hectáreas en todo el país.

El Gobierno argumenta que la producción de los nuevos cultivos serán industrializados y que la planta o sus derivados lícitos serán exportados, pero la oposición teme que más plantaciones tengan como consecuencia que el narcotráfico fabrique más cocaína.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 44