Expresos de Guantánamo que protestaban en Uruguay aceptan un acuerdo con el Gobierno

Interior de la prisión de Guantánamo, situada al sur de Cuba, en la Base Militar de EE UU
Interior de la prisión de Guantánamo, situada al sur de Cuba, en la Base Militar de EE UU.

(EFE).- Los cuatro expresos de Guantánamo que se instalaron frente a la embajada de Estados Unidos en Montevideo desde hace 20 días para reivindicar mejoras en su situación económica en Uruguay decidieron aceptar el acuerdo propuesto por el Gobierno uruguayo, informó este jueves su interlocutor Christian Mirza.

"Ayer nos reunimos hasta tarde de la noche y hoy por la mañana el abogado del grupo me avisó que ya estaba previsto que ellos firmen el acuerdo y los anexos en español y en árabe, que todavía están siendo traducidos", explicó Mirza hoy a Efe.

Asimismo, el interlocutor dijo que no sabe si el grupo mantendrá la protesta que hace frente a la embajada estadounidense "porque una cosa no depende de la otra". "No estaba condicionado que ellos se fueran de allí para llegar a un acuerdo", completó.

Los sirios Ali Husein Shaaban, Abd al Hadi Omar Mahmoud Faraj y Ahmed Adnan Ahjam y el tunecino Abdul Bin Mohammed Ourgy iniciaron la manifestación el pasado 24 de abril para pedir a Estados Unidos "lo necesario para llevar una vida normal como seres humanos", tras haber estado 13 años presos sin cargos en la base de Guantánamo, que EE UU mantiene en territorio cubano.

En diciembre pasado, un total de seis exdetenidos fueron acogidos en Uruguay como parte del compromiso del entonces presidente, José Mujica, de colaborar con su par norteamericano, Barack Obama, en el plan de cierre de ese penal para acusados de terrorismo.

Desde su llegada al país, el grupo fue tutelado por la central sindical PIT-CNT, que les brindó una vivienda conjunta para residir hasta su adaptación.

Los exdetenidos piden a Estados Unidos "lo necesario para llevar una vida normal como seres humanos"

Según un comunicado oficial del pasado mes, el Gobierno trató de "institucionalizar el proceso de adaptación e inserción en la sociedad uruguaya" por intermedio de una ONG representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), encargado de brindarles apoyo financiero a través de un convenio.

"Ese convenio es por un año, hasta febrero de 2016, en el cual ellos se comprometen a estudiar español, a cuidar su salud y hacerse los controles sanitarios correspondientes, reciben una determinada cantidad de dinero y ahí la responsabilidad formal de Uruguay se termina", explicó el canciller Rodolfo Nin Novoa a finales de abril. Sin embargo, solamente uno de ellos, de origen palestino, firmó el acuerdo en un primer momento.

Pese a que otros cuatro recientemente hayan señalado la intención de acatar el documento, el sirio Jihad Ahmad Diyab, que no se ha sumado a la protesta frente a la embajada estadounidense, todavía se niega a firmarlo y quiere irse de Uruguay, según el interlocutor del Gobierno.

Para Mirza, la expectativa es que los documentos estén traducidos del español al árabe y listos para ser firmados en ambos idiomas "a principios de la próxima semana".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0