Florida mantiene el poder cubanoamericano en el Congreso de Estados Unidos

La representante cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen
La representante cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen


Los tres representantes cubanoamericanos, Ileana Ros-Lehtinen, Carlos Curbelo y Mario Díaz Balart, así como el senador Marco Rubio, fueron reelectos este martes al Congreso de Estados Unidos sin mayores sobresaltos. Florida hizo gala de su fama de ser un estado pendular y pasó a manos republicanas después de ocho años votando por el Partido Demócrata.

"Esta elección demostró que la política del presidente Obama fracasó rotundamente en nuestra comunidad", dijo Díaz Balart en declaraciones a 14ymedio, pocos minutos después de conocerse su victoria en las urnas.

La victoria del equipo cubanoamericano afectará el proceso de apertura hacia La Habana, que ha sido ampliamente criticado por algunos sectores del exilio histórico. La elección de Donald Trump, quien ha prometido revertir el diálogo con el Gobierno cubano si la Plaza de la Revolución no cede en materia de derechos humanos, podría congelar las primeras aguas del deshielo.

Con respecto al embargo a la Isla, el legislador dijo que desaparecerá "cuando se cumplan las tres condiciones que estipula la ley: la legalización de los partidos políticos, la liberación de los presos de conciencia y la convocatoria a elecciones multipartidistas".

"El apoyo para esas condiciones está muy fuerte ahora, tal y como ha estado siempre. Periódicamente leemos sobre encuestas que hablan de que la gente quiere la normalización de relaciones con el régimen de los Castro, pero en las elecciones, vemos una vez más, el rechazo rotundo a la política de apaciguar y ayudar al régimen cubano y venezolano", dijo el recién reelecto congresista.

"Esta elección demostró que la política del presidente Obama fracasó rotundamente en nuestra comunidad", según Díaz Balart

Mario Díaz-Balart obtuvo una victoria fácil con el 60,89 % de los votos frente al 39,11% de su rival demócrata Alina Valdez

Ileana Ros-Lehtinen, primera mujer latina en ser elegida al Congreso, en 1989, esperó el resultado electoral rodeada por sus familiares y seguidores en un bar de Miami. "La loba feroz", como la llama el Gobierno cubano por su frontal oposición a los hermanos Castro, fue enfática en cuanto a su programa de trabajo y prometió regresar a Washington "con más ganas" de trabajar por su comunidad.

"Mi voz seguirá siendo firme y dura en contra de cualquier opresor, sea Maduro, Correa, Evo o Castro. Cualquier violador de los derechos humanos voy a tratar de castigarlo y ayudar a los pueblos oprimidos", dijo la congresista, que venció con una ventaja del 10% al demócrata Scott Fuhrman, un empresario novato en la política local, respaldado por el 45% de los votantes.

El tercer ganador entre los legisladores cubanoamericanos del sur de Florida fue el republicano Carlos Curbelo, quien venció a su coterráneo Joe García con el 52% de los votos.

Curbelo, de 36 años, había ganado frente a García en el 2014. Como legislador, ha apoyado diversos proyectos para eliminar las ayudas federales a los emigrantes cubanos que se acogen a la política de pies secos/pies mojados y ha denunciado el uso abusivo de la Ley de Ajuste, que permite obtener la residencia a todos los ciudadanos de la Isla después de permanecer un año y un día en EE UU.

El senador Marco Rubio también conservó su posición con el 52% de los votos frente al 44% de su rival demócrata Patrick Murphy.

"Quiero reconocer a nuestra población de puertorriqueños y al pueblo de Venezuela, a los colombianos... y obviamente a los cubanos de Florida", dijo el republicano en su discurso de victoria.

Rubio se postuló a la presidencia de Estados Unidos, pero perdió en las primarias frente a Donald Trump, al que en un inicio se negaba a reconocer como candidato. A último momento hizo las paces con el magnate neoyorquino, aunque no ha exteriorizado demasiado su apoyo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15