El Gobierno boliviano acusa a la DEA de usar a un "narco" para perjudicar a Morales

Evo Morales, presidente de Bolivia. (Google)
Evo Morales, presidente de Bolivia. (Google)

(EFE).- El Gobierno de Bolivia acusó a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) de usar a un supuesto narcotraficante colombiano "en su afán de forzar investigaciones que pretenden perjudicar la imagen del presidente Evo Morales".

El ministerio boliviano de Gobierno fijó esa posición en un comunicado tras las informaciones sobre una supuesta investigación por narcotráfico contra allegados a Morales, reveladas por el colombiano Carlos Toro, informante de la DEA entre 1986 y 2015.

Según el ministerio de Gobierno, Toro fue miembro del cártel de Medellín y obtuvo el "perdón" de la justicia de Estados Unidos al convertirse en informante y agente encubierto de la DEA después de acogerse al programa de protección de testigos de esa agencia.

Toro reclama ahora a la DEA un resarcimiento de cinco millones de dólares argumentando que colaboró en investigaciones, entre ellas una referida a Bolivia, según una demanda presentada el pasado 8 de septiembre en la Corte Federal del Estado de Virginia.

El ministerio señala que esa denuncia de Toro contra la DEA demuestra "que la agencia estadounidense recurre a elementos descalificados en su afán de forzar investigaciones que pretenden perjudicar la imagen del presidente Evo Morales".

El colombiano Carlos Toro, exmiembro del cártel de Medellín, se convirtió en informante de la DEA y colaboró en una investigación a Bolivia

Según Toro, las investigaciones de la DEA incluían a un piloto presidencial, Walter Álvarez Agramonte, y al argentino Faustino Giménez, que trabajaría para el gobierno boliviano y que es un supuesto amigo del vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

En el documento judicial de Toro también es mencionado el padre de García Linera, Raúl García, fallecido en 2011.

Al respecto, el ministerio de Gobierno señaló que ninguna de las tres personas nombradas ha estado alguna vez bajo sospecha, menos investigada por delitos relacionados con el narcotráfico.

"El Gobierno nacional rechaza con la fuerza de la verdad este nuevo intento de la expulsada DEA de desprestigiar los éxitos de Bolivia en su lucha contra las drogas que son reconocidos internacionalmente", manifestó el ministerio en su comunicado.

El ministerio boliviano también afirmó que el exmiembro del cartel de Medellín "incrimina a la DEA" por haberlo usado en una operación secreta contra el Gobierno de Bolivia, supervisada desde Paraguay y que incluyó su ingreso a territorio boliviano por Perú.

El Gobierno de Morales expulsó a la DEA en 2008, acusándola de una conspiración en su contra, poco después de también echar al entonces embajador de Estados Unidos Philip Goldberg con la misma denuncia, acusaciones que Washington ha rechazado siempre.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3