La respuesta al asesinato de tres jóvenes judíos divide al Gobierno israelí

El ministro de Finanzas considera tibias las opciones del alto mando militar

Un joven palestino murió por disparos del ejército israelí durante un operativo la pasada noche

Human Rights Watch condena el triple homicidio y pide a Israel que actúe dentro de la ley

(EFE).- El gabinete israelí mantuvo anoche una tensa reunión al discutir el tipo de respuesta al asesinato de tres estudiantes judíos desaparecidos el 12 de junio en Cisjordania, en la que los ultranacionalistas criticaron al Ejército y exigieron una acción más dura.

Los jóvenes Eyal Yifrach, de 19 años, y Gilad Shaer y Naftali Frenkel, ambos de 16, desaparecieron el pasado 12 de junio cuando hacían autostop a la salida de la escuela religiosa en un cruce cercano al bloque de colonias de Gush Etzion y la ciudad palestina de Hebrón, en Cisjordania. Sus cuerpos sin vida, al parecer tiroteados, fueron hallados ayer en un descampado cercano a esa ciudad palestina, sepultados bajo un montón de piedras, no muy lejos de donde fueron secuestrados.

El Ejército israelí mantiene ahora sellada la zona y busca a los dos presuntos autores del asesinato, a los que ha identificado como Amer Abu Aysha, de 33 años, y Marwan Kawasme, de 29 años, ambos miembros del ala militar del movimiento islamista Hamás.

Anoche, unidades de combate israelíes registraron las casas de ambos y destruyeron parte de la de Abu Aysha, en busca de pistas que lleven a su detención y esclarezcan si actuaron por iniciativa propia o por orden del grupo, que ha negado conocer la operación. Un palestino murió por disparos del Ejército israelí y otros tres fueron arrestados durante el operativo, según fuentes militares.

Sin embargo, medios israelíes informan hoy de que el ministro de Finanzas y líder del partido ultranacionalista y pro colono Habayit Hayeudi, Naftalí Bennett, haE mostrado su enfado y su descontento con las opciones presentadas por el alto mando militar, que consideraban tibias.

A Bennett le parecía insuficiente la propuesta del mando castrense de bombardear "posiciones vacías" del movimiento islamista Hamás, al que Israel responsabiliza del asesinato y secuestro de los jóvenes, revela el diario Yediot Aharonot, uno de los más leídos de Israel.

Por contra, el propio ministro de Defensa, Moshe Yaalon, y sus colegas de Economía, Yair Lapid, y de Justicia, Tzipi Livni, defendieron medidas más mesuradas.

La reunión se prolongó por espacio de tres horas y concluyó sin ninguna decisión definitiva al respecto, más allá del intenso bombardeo sobre Gaza, y con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, apostando por una respuesta dura, aunque sin concretar su naturaleza, señala la publicación.

Una segunda reunión del gabinete está convocada para la tarde de este martes.

Esta misma mañana, el Ejército israelí confirmó que está evaluando su próximo operativo contra Gaza -bastión de Hamás- después de que anoche bombardeara 34 posiciones del movimiento islamista y del grupo radical palestino "Yihad Islámica" en la Franja, sin causar víctimas.

Anoche, el portavoz de Hamas en Gaza, Sami Abu Zuhri, pidió desconfiar de la versión de Israel y advirtió al primer ministro que si emprende una guerra en la Franja "se le abrirán las puertas del infierno".

Israel también responsabiliza del crimen a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) por su reciente reconciliación con Hamás y le ha exigido que rompa el gobierno de unidad nacional formado el pasado 2 de junio con el apoyo del movimiento islamista.

Llamamiento a la contención

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha condenado el triple asesinato y, acto seguido, ha pedido a Israel que responda de acuerdo al derecho internacional.

En un comunicado, la organización dijo que a pesar del horror del deplorable acto, que puede constituir un crimen de guerra, el Ejército israelí debe evitar abusos y responder según la ley.

"El secuestro y el asesinato de civiles es siempre un crimen injustificado. Es más horrible cuando las víctimas, como en este caso, son menores", se indica en la nota, firmada por Sarah Leah Whitson, directora de HRW en Oriente Medio.

En su opinión, este acto puede constituir un crimen de guerra "si se demuestra que fue ordenado y cometido por un grupo armado".

A este respeto, HRW denunció que "el daño innecesario de las viviendas familiares de los sospechosos que supuestamente no están involucrados en el asesinato puede considerarse un castigo colectivo".

"Realizar este tipo de acciones antes de que ningún sospechoso haya sido acusado va en contra de los procedimientos básicos del derecho", recordó.

En este sentido, HRW señaló que también observa la actuación de las tropas israelíes, que desde que los jóvenes fueron dados por secuestrados han arrestado a cerca de medio millar de personas en Cisjordania, en su mayoría miembros de Hamás, mientras que siete personas murieron en acciones del Ejército.

"El asesinato de los tres adolescentes es horrible, pero no puede justificar abuso alguno por parte de la fuerzas israelíes. el Ejército israelí debe responder a esos terribles asesinatos de acuerdo con la ley internacional", concluyó Whitson.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0