Los premios Havel reconocen la disidencia creativa en Venezuela

El Chigüire bipolar utiliza el humor como recurso para ridiculizar al Gobierno venezolano. (Captura)
El Chigüire bipolar utiliza el humor como recurso para ridiculizar al Gobierno venezolano. (Captura)

(EFE). -Los premios Havel reconocieron este miércoles la "disidencia creativa" del informativo sarcástico El Chigüire Bipolar, un proyecto popularizado gracias a las redes sociales que utiliza el humor como medio para mostrar la realidad venezolana.

Oswaldo Graziani, Juan Andrés Ravell y Elio Casale, los creadores de El Chigüire, recibieron el premio del presidente de la Human Rights Foundation (HRF), Garry Kasparov, quien dijo que "son tres genios que muestran el poder de la creatividad".

Los jóvenes dedicaron su galardón al resto del equipo en Caracas, así como al pueblo venezolano harto de ver bailar en televisión al presidente Nicolás Maduro mientras en la calle se suceden las protestas y la hambruna.

Los responsables del galardonado medio digital de noticias satíricas, cuyo nombre hace referencia a un roedor gigante de los llanos del país, y populares por hacer chistes tanto del Gobierno como de la oposición, de ahí lo de "bipolar", agradecieron el Havel portando una bandera patria.

Graziani dio paso a un vídeo en clave de humor con el que denunciaban que si uno mira cualquier canal de televisión en Venezuela lo único que ve es a Maduro bailando

"Mejor mostramos un vídeo que es lo que mejor sabemos hacer, en vez de hablar, que no se nos da muy bien", explicó Graziani para dar paso a un vídeo en clave de humor con el que denunciaban que si uno mira cualquier canal de televisión en Venezuela lo único que ve es a Maduro bailando.

"Pero si uno mira hacia otro lado, ve la realidad", prosigue el vídeo, que explica que Venezuela tiene uno de los mayores índices de asesinatos, y altas cifras de hambruna infantil, además de vivir una situación de emergencia sanitaria y tener la tasa de conexión a internet más baja de Latinoamérica.

"Sabemos que solo con el humor no conseguiremos devolver la democracia a Venezuela, pero al menos ayuda a iniciar el debate", añadió Ravell, quien lamentó que solo en los últimos dos días ha habido siete nuevas muertes en las calles de Venezuela.

También recibieron el galardón a la Disidencia creativa de la Fundación Human Rights Foundation (HRF) la poeta bareiní Aayat Alqormozi y el actor y dramaturgo zimbabuense Silvanos Mudzvova.

Alqormozi, símbolo de la primavera árabe en Bahrein, expulsada de la universidad y encarcelada y torturada por publicar por las redes sociales poemas de repulsa a la monarquía y el régimen del país, recogió el galardón con una camiseta en la que se leía "Nacemos para ser felices, no perfectos".

La joven dijo que consiguió ser liberada "gracias a la presión internacional" y pidió que no cesen en su empeño. Recordó que cuando fue expulsada los agentes le dijeron que se había destrozado la vida por insultar al rey y que desde entonces decidió que lucharía por contradecir esa sentencia.

"¿Por qué creen que el Gobierno de mi país no quiere que recibamos una educación?. Pues porque es el arma más poderosa contra las dictaduras", dijo en su discurso de agradecimiento la joven de 24 años, que acaba de licenciarse en Literatura y vive ahora en Omán.

El tercer premiado, Silvanos Mudzvova, es conocido por desafiar al dictador de su país, Robert Mugabe, en temerarias obras teatrales.

Víctima de encarcelamientos y torturas, ahora actúa de forma breve y sin avisar en lugares públicos de los que rápidamente escapa antes de que terminen los aplausos, para evitar nuevas detenciones. "Gracias por reconocer mi trabajo. El teatro es mi salvación y la disidencia mi fe", explicó.

También recibieron el galardón a la Disidencia creativa de la Fundación Human Rights Foundation (HRF) la poeta bareiní Aayat Alqormozi y el actor y dramaturgo zimbabuense Silvanos Mudzvova

Los tres laureados recibieron la estatuilla de "La Diosa de la Democracia", erigida por estudiantes chinos con motivo de las protestas ocurridas en la plaza de Tiannanmen en junio de 1989.

Igualmente, el reconocimiento implica un premio de 350.000 coronas noruegas (alrededor de 37.000 euros). La ceremonia en el NYE Theatre de la capital noruega estuvo amenizada por una actuación de la cantante estadounidense Carah Faye.

HRF instauró el premio Havel en honor al escritor, disidente y expresidente checo Václav Havel tras su fallecimiento con el fin de reconocer a aquellos que, siguiendo el ejemplo de Havel, "desenmascaran dictaduras con valentía e ingenio y deciden vivir en la verdad".

Los premiados en ediciones pasadas incluyen al artista chino Ai Weiwei, el grupo de punk de protesta ruso Pussy Riot, el activista por la democracia norcoreano Park Sang Hak, la defensora de los derechos de la mujer saudí Manal al-Sharif y el artista de grafiti cubano Danilo El Sexto Maldonado.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6