Hawai interpone la primera demanda contra el nuevo veto migratorio de Trump

El nuevo decreto de Trump cierra las puertas del país a la mayoría de refugiados sirios por tiempo indefinido y suspende durante 90 días la obtención de visados en siete países de mayoría musulmana con historial de terrorismo
El nuevo decreto de Trump suspende durante 120 días el programa de acogida a refugiados y durante 90 la entrada de ciudadanos procedentes de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia

(EFE).- El estado de Hawai interpuso este miércoles la primera demanda contra el nuevo veto migratorio del Gobierno estadounidense, que prohíbe la entrada al país a ciudadanos de seis países musulmanes y suspende el programa de acogida a refugiados.

Los abogados del estado, controlado por los demócratas, presentaron el recurso ante un tribunal federal en Honolulu al que pidieron una suspensión temporal de la medida aprobada este lunes por el presidente, Donald Trump, antes de que entre en vigor el próximo 16 de marzo.

"Todos queremos seguridad en nuestro país. Pero discriminar a personas por su nacionalidad o religión es un oscuro camino que nunca debemos recorrer. La nueva orden no arregla los defectos de la primera", dijo en un comunicado el fiscal general de Hawai, Douglas Chin.

Hawai alega que los cambios introducidos por Trump al primer veto bloqueado por los tribunales a principios de febrero no modifican el fondo de la medida, que a su juicio sigue siendo inconstitucional.

Hawai alega que los cambios introducidos por Trump al primer veto bloqueado por los tribunales a principios de febrero no modifican el fondo de la medida

Otros estados demócratas que se querellaron con éxito contra el primer veto de Trump, como Washington y Minesota, aún estudian el texto revisado ya que temen que los cambios hayan logrado su propósito de eludir la acción judicial.

El nuevo veto migratorio suspende durante 120 días el programa de acogida a refugiados y durante 90 la entrada de ciudadanos procedentes de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia, al considerar que presentan riesgo por terrorismo.

A diferencia de la primera, la medida deja fuera a los ciudadanos de Irak y a los que ya gozan de residencia permanente en EE UU. Elimina además la prohibición permanente a los refugiados de Siria y la excepción al veto que se había hecho con los sirios cristianos.

La orden ejecutiva firmada por el presidente también reduce de 110.000 a 50.000 el número de refugiados que Estados Unidos recibirá este 2017.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11