Kelly, el general que pisó el "patio trasero" de EE UU y vigilará la frontera

El general retirado John Kelly, secretario de Seguridad Nacional en EE UU. (EFE)
El general retirado John Kelly, secretario de Seguridad Nacional en EE UU. (EFE)

(EFE).- El general retirado John  Kelly , que durante el tiempo que pasó al frente de Comando Sur se familiarizó con Latinoamérica, fue hoy confirmado por el Senado de EE UU para ocupar el cargo de secretario de Seguridad Nacional, central en la guerra contra los indocumentados que librará el presidente, Donald Trump.

Kelly , un infante de marina de 66 años que durante el mandato del expresidente Barack Obama alcanzó la cúspide de su carrera militar, dirigirá el departamento encargado de proteger las fronteras, evitar atentados y hacer cumplir las leyes migratorias tras obtener 88 votos favorables frente a 11 en contra en el Senado.

El general retirado es un conocedor de la compleja ecuación que lleva a centenares de miles de inmigrantes, la mayoría centroamericanos, a emprender el camino hacia el norte cansados de la corrupción y la falta de oportunidades, sufrir la extorsión de los cárteles de las drogas y acabar en la clandestinidad en EE UU.

En su tiempo en el Comando Sur (2012-2016),  Kelly  fue responsable de supervisar un rápido aumento de fuerzas especiales en Latinoamérica, de mantener la cooperación militar con socios clave como Colombia y de manejar la ingente inteligencia que genera la lucha contra el narcotráfico y la inmigración ilegal en Centroamérica.

Kelly , el segundo confirmado por el Senado tras el también general retirado James "Perro Loco" Mattis, que dirigirá el Pentágono, no ocultó durante su papel como jefe de las operaciones militares en América del Sur y Central su frustración por la permeabilidad fronteriza.

En sus audiencias en el Congreso solía lamentar que la escasez de recursos, la falta de atención a Latinoamérica y los recortes presupuestarios le permitían ver cómo barcos llenos de droga surcaban el Caribe sin poder interceptarlos.

"La relativa facilidad con la que los traficantes de personas mueven a decenas de miles de personas a las puertas de nuestra nación demuestra que esas rutas son una vulnerabilidad potencial para nuestro país", dijo en 2015

"La relativa facilidad con la que los traficantes de personas mueven a decenas de miles de personas a las puertas de nuestra nación demuestra que esas rutas son una vulnerabilidad potencial para nuestro país", explicó en 2015 en una audiencia en el Senado.

Kelly  se refería a la posibilidad de que las rutas migratorias sirvan no solo para introducir drogas o inmigrantes económicos o refugiados, sino para ofrecer una puerta trasera para terroristas.

Ese perfil de "halcón" se complementa con otro más moderado, que le permitió trabajar con la Administración del demócrata Barack Obama y forjar alianzas con socios en Colombia, Chile u Honduras, a través de maniobras o programas de entrenamiento y formación.

Pero antes que nada,  Kelly  es un "perro de la guerra", con casi medio siglo de experiencia en los aguerridos marines y el primer coronel de la infantería de marina que era ascendido a general de brigada en guerra desde 1951.

Kelly se convirtió en 2010 en el militar de más alto rango que pierde a un vástago en el terreno de batalla, cuando su hijo Robert Michael Kelly falleció tras pisar una mina en Afganistán

Ocurrió en 2003, en pleno fragor de la batalla mientras los estadounidenses avanzaban hacia Bagdad, ciudad a la que entró para asegurar, con el verbo que caracteriza a los militares que saben arengar a la soldadesca: "Diablos, estos son marines. Hombres como estos defendieron Guadalcanal y tomaron Iwojima. Bagdad es pan comido".

Durante los cinco años siguientes,  Kelly  hizo de Irak su segunda casa durante tres despliegues, en el último de los cuales, en 2008, se puso al mando de las tropas internacionales en la inestable provincia suní de Al Anbar.

Kelly  se convirtió en 2010 en el militar de más alto rango que pierde a un vástago en el terreno de batalla, cuando su hijo Robert Michael  Kelly  falleció tras pisar una mina en Afganistán.

En el Departamento de Seguridad Nacional, creado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, tendrá que lidiar con una agencia fuertemente burocratizada, con una infinidad de departamentos y una plantilla de 250.000 empleados mucho menos motivados que los del Pentágono.

Además, estará en el centro de la ejecución de la política antiterrorista y migratoria de Trump, un proyecto faraónico, para el que ha pedido deportaciones masivas, un muro fronterizo con México y un rígido control de personas procedentes de países con historial terrorista.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1