Kiev denuncia que el lanzamisiles que derribó avión malasio ya está en Rusia

Fotografía del avión siniestrado subida por un pasajero antes de embarcar.
Fotografía del avión siniestrado subida por un pasajero antes de embarcar.

(Con información de agencias).- El asesor del Ministerio de Interior ucraniano, Antón Gueráschenko, denunció hoy que el sistema de defensa antiaérea Buk con el que fue derribado ayer, según Kiev, el avión malasio en el Este de Ucrania, ha sido trasladado a Rusia por los separatistas prorrusos.

"Anoche, el sistema Buk con que el fue lanzado el misil fue trasladado a Rusia, donde será con toda seguridad destruido, al igual que los ejecutores del atentado, que pusieron en evidencia a (el presidente ruso, Vladímir) Putin al reportar que habían derribado un An-26 ucraniano", escribió Gueráschenko en su Facebook.

Instantes antes de que se diera a conocer la noticia del accidente del Boeing 777 malayo, que se estrelló con 298 pasajeros a bordo en la región de Donetsk, los separatistas informaron a medios rusos del derribo de un An-26 de transporte militar ucraniano en la zona del conflicto.

Ya a última hora de ayer, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) publicó en internet una supuesta conversación en la que uno de los comandantes insurgentes informa a su superior de que el avión derribado ha resultado ser una Boeing civil y no un An-26.

Desde entonces, ni los insurgentes ni tampoco las fuerzas ucranianas han confirmado el supuesto derribo del An-26 que prácticamente habría coincidido en el tiempo con el accidente del avión de Malaysian Airlines.

Tanto el Gobierno ucraniano como los sublevados se acusan del derribo del avión malasio, aunque Kiev ha ido incluso más allá y ha acusado a Rusia de estar implicada en la tragedia a través de los rebeldes prorrusos. El primer ministro, Arseni Yatseniuk, Apuntó directamente a Moscú: "Los rusos han ido demasiado lejos".

El Ministerio de Defensa ucraniano negó que su Ejército haya utilizado alguna vez sistemas de defensa antiaérea en el curso de la operación antiterrorista lanzada por las autoridades de Kiev para recuperar el control de las regiones rebeldes prorrusas de Donetsk y Lugansk, en el este del país.

Por su lado, Rusia dijo haber detectado ayer el empleo de radares de los sistemas de defensa antiaérea Buk del Ejército ucraniano cerca de la zona donde se estrelló el avión malasio. "Los equipos radiotécnicos rusos detectaron en el curso del 17 de julio el funcionamiento de una estación de radares Cúpula de la batería 'Buk-M1' ubicada cerca de la localidad de Styla (30 kilómetros al sur de Donetsk)", según un comunicado del Ministerio ruso de Defensa.

Los rebeldes prorrusos han anunciado su disposición a iniciar una tregua humanitaria de hasta 4 días con las fuerzas ucranianas para investigar las causas del derribo de un Boeing 777 de Malasyan Airlines.

El viceprimer ministro de la formación separatista, Andrei Purguín, aseguró a la prensa que habrá nuevas consultas del llamado Grupo de Contacto, integrado además por representantes de Rusia, Ucrania y la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa), para que se declare el alto el fuego. "Incluso estamos listos para dejar pasar (a la zona) a los investigadores ucranianos", agregó.

El líder separatista explicó que el avión se desintegró en el aire, que "los fragmentos del Boeing y los cuerpos están diseminados por un área de 12 kilómetros" y que han desplegado 600 personas para "vigilar los fragmentos y los restos". Por otra parte, Purguín negó las informaciones publicadas por la prensa ucraniana, que acusa a los separatistas de haberse apoderado de sistemas de defensa antiaérea Buk, capaces de derribar aviones.

Desde el Kremlim, mientras tanto, se ha utilizado la tragedia para pedir una solución al conflicto que enfrenta al Gobierno ucraniano con la antigua provincia de Donetsk, que se autoproclamó república en mayo y firmó un documento de adhesión confederada a Rusia.

"El jefe del Estado ruso subrayó que la tragedia ocurrida demuestra una vez más la necesidad de que se llegue cuanto antes a un arreglo pacífico de la grave crisis en Ucrania, y subrayó que se requiere una investigación exhaustiva y objetiva sobre las circunstancias de la catástrofe", señaló un comunicado del Kremlin. Vladimir Putin ha trasladado sus condolencias al primer ministro de Holanda, país de origen de 173 de los fallecidos.

El avión accidentado cubría la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur. En él viajaban 298 personas, 283 pasajeros (entre ellos numerosos niños) y 15 miembros de la tripulación. Todos ellos perecieron en el siniestro. De ellos, 173 son holandeses, 28 malasios (incluidos los 15 tripulantes), 28 australianos, 12 indonesios, 9 británicos, cuatro alemanes, cuatro belgas, tres filipinos, un canadiense, un neozelandés y 35 sin nacionalidad verificada, según datos de la compañía, Malasyan Airlines.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1