Maduro intenta contener la crisis venezolana a través de la hiperactividad presidencial

El presidente decide el mismo día aplicar un decreto que restringe garantías constitucionales, poner en vigor el nuevo sistema de cambio de divisas y la creación de una comisión para demandar a los agresores de "chavistas" que viven en otros países

La oposición llama a desoír el decreto y seguir adelante con todas las protestas

Protestas Venezuela (EFE)
Miles de manifestantes se enfrentan a la Policía Nacional en Caracas. (EFE)

(con información de agencias) Maduro intenta aplacar la crisis interna que vive el país tomando medidas de control en todos los frentes, pero la oposición está decidida a presentar batalla.

Este martes, el presidente venezolano lanzó un decreto que restringe las garantías constitucionales para "preservar el orden interno", que fue rechazado por la oposición. Henrique Capriles pidió expresamente desconocer ese decreto, que calificó de "basura" y llamó a los antichavistas a defender la Carta Magna.

El decreto y las acciones opositoras surgen en el marco de la ola de protestas antigubernamentales que se desarrollan en Venezuela desde hace 46 días y que en la mayoría de los casos han sido reprimidas por las fuerzas de seguridad del Estado, se han tornado violentas y han dejado 43 muertos, cientos de heridos y detenidos.

En el decreto presidencial aprobado ayer se señala que "podrán ser restringidas las garantías" para el ejercicio de los derechos constitucionales, salvo excepciones como "el derecho a la vida, prohibición de comunicación o tortura, el derecho al debido proceso, el derecho a la información y los demás derechos humanos intangibles".

Capriles: "Yo llamo al pueblo venezolano a desconocer este decreto, desconocerlo completamente, que nos metan presos a todos, a 30 millones de venezolanos"

Además, se otorga al Ejecutivo la facultad para que adopte "las medidas urgentes, contundentes, excepcionales y necesarias para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas y otros productos y servicios".

Capriles rechazó la medida contundentemente y animó a la oposición a seguir presentando batalla en la calle. "Si usted quiere que este decreto tenga vigencia en el país, usted tiene que llevarlo a la AN, si usted no lo lleva a la AN, yo llamo al pueblo venezolano a desconocer este decreto, desconocerlo completamente, que nos metan presos a todos, a 30 millones de venezolanos", clamó.

El presidente del Parlamento, por su parte, dijo que este decreto le otorga a Maduro "más poder" ante todo lo que tiene que ver con el orden público. "Eso claramente apunta hacia donde el Gobierno quiere llevar este intento de fraude constitucional que puede hacer con la propuesta de la constituyente, concentrar poder e ir contra los ciudadanos", señaló al hacer referencia a la convocatoria de Maduro a una Asamblea Nacional Constituyente para cambiar la Carta Magna.

La ofensiva de Maduro para tratar de contener una crisis que cada vez escapa más a su control abarca todos los órdenes. Este martes, el presidente anunció otra medida, esta vez de tipo económico, que entrará en vigor la próxima semana y que consiste en la activación de un nuevo sistema de cambio de divisas. El modelo, que ya fue anunciado el pasado marzo, funcionará por un mecanismo de subasta y su fin es tratar de "estabilizar" el mercado. Pedro Maldonado, nuevo presidente del Banco Central, dirigirá la operación.

"Quiero anunciar que estamos listos para que entre en operaciones el nuevo Dicom, sistema de subasta que va a regularizar el mercado de divisas convertibles en el país", dijo Maduro desde un consejo de ministros en el palacio presidencial de Miraflores.

"Le encargo a usted de una comisión especial, de un equipo especial que active demandas contra los fascistas que agreden a Venezuela desde Madrid, desde Bogotá, desde Miami, desde Washington"

El presidente afirma que este sistema va a permitir estabilizar "todo ese campo de la especulación de la guerra económica en el sistema de divisas venezolano" y pidió a "todos los agentes y factores económicos financieros nacionales" su apoyo para estabilizar el nuevo sistema.

El ámbito internacional no se le escapó tampoco este martes a Maduro, que pidió a su canciller, Delcy Rodríguez la creación de una comisión para demandar a los agresores de "chavistas" que viven en otros países.

"Le encargo a usted de una comisión especial, de un equipo especial que active demandas contra los fascistas que agreden a Venezuela desde Madrid, desde Bogotá, desde Miami, desde Washington, leyes severas hay, sobre todo en Europa, severísimas leyes contra el odio, contra la persecución", dijo el mandatario.

Maduro dio la orden pidiendo a su ministra de Exteriores que "encabece la cruzada" en contra del "odio fascista" y de las amenazas "a la familia venezolana".

Durante las últimas semanas inmigrantes venezolanos han protagonizado en varias ciudades del exterior protestas por la situación de crisis en Venezuela ante las embajadas de su país y en eventos convocados por el chavismo.

En paralelo a la hiperactividad que toma Miraflores, la calle continúa sus protestas. Este miércoles la oposición ha convocado una concentración contra Maduro que se realizará en la noche, mientras que el gobernador de Amazonas (sur) el opositor Liborio Guarulla, anunció que en su región se realizará una "gran marcha de chamanes y maracas".

Este miércoles en la ONU el Consejo de Seguridad analizará la situación en Venezuela durante una reunión informal a puerta cerrada

El jueves también se hará una marcha hasta la sede del Ministerio de Interior y Justicia, en el centro de Caracas, para pedirle al representante de la cartera, Néstor Reverol, "que se haga responsable de la represión" y de los 43 "asesinatos" ocurridos en el marco de la ola de protestas.

Por el momento, la oposición parece contar con el apoyo mayoritario de la comunidad internacional. Este martes, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, denunció que en Venezuela se están cometiendo crímenes "de lesa humanidad" con "el asesinato y la tortura por motivos políticos".

"Las Fuerzas Armadas (de Venezuela) no pueden seguir matando y torturando gente impunemente. El asesinato y la tortura por motivos políticos, por pensar diferente, es crimen de lesa humanidad, delito internacional", afirmó.

La misma línea mantuvo Álvaro Uribe, expresidente de Colombia, que obtuvo el apoyo de 60 senadores a la denuncia que presentó en la Cámara Alta contra el presidente venezolano para acusarlo ante la Corte Penal Internacional (CPI) por "delitos internacionales" como asesinato, desplazamiento forzado, encarcelamiento, tortura, persecución y genocidio, entre otros, según recoge un comunicado del partido.

Este miércoles en la ONU el Consejo de Seguridad analizará la situación en Venezuela durante una reunión informal a puerta cerrada aunque la probabilidad de alcanzar un consenso es escasa debido a las tradicionales discrepancias entre Rusia y China con el resto de potencias que se sientan a esa mesa.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18