México anuncia el proyecto de enviar gas natural a Cuba

Pemex
Ductos de gas de Petróleos Mexicanos. (Pemex)

México estudia la posibilidad de enviar gas natural comprimido a Cuba para cubrir un posible crecimiento industrial de la Isla. El anuncio ha sido hecho este jueves por el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, quien advirtió que se trata de un proyecto que están "apenas explorando", por lo que aún no hay un calendario de puesta en práctica.

La idea inicial fue presentada por Petróleos Mexicanos (Pemex) durante la visita de Raúl Castro a México, en noviembre pasado, según recordó este jueves el titular de economía mexicano. "Lo que se puso en la mesa es la disponibilidad de Pemex de garantizar una oferta de gas para la necesidad que va a tener Cuba en este proceso de reindustrialización que puede venir a partir de esta transformación", dijo Guajardo, en clara alusión al deshielo entre la Isla y Estados Unidos.

Cuba se encuentra en un momento de incertidumbre sobre la continuidad del suministro petrolero desde Venezuela que los analistas ubican entre 90.000 y 100.000 barriles diarios, bajo un convenio preferencial de pago. Con la elección de una nueva Asamblea Nacional de mayoría opositora en el país sudamericano, la Isla podría verse abocada a un déficit de suministro energético en un momento que las producciones locales están muy lejos de satisfacer la demanda nacional.

Según informaciones oficiales, el grupo estatal Unión Cuba Petróleo (Cupet) cuenta con 41 empresas, al menos cinco de ellas asociadas al capital extranjero y al día aproximadamente 68.500 barriles de petróleo, lo cual genera 52.000 barriles de crudo y tres millones de metros cúbicos de gas natural.

México, por su parte, ha vivido un año de una polémica reforma energética que permitió la inversión privada y extranjera tanto en el sector del petróleo como en el del gas. La medida terminó con el monopolio que durante más de 70 años mantuvo Pemex en el país.

La prensa mexicana no ha tardado en responder al ofrecimiento, recordando que la nación norteña es deficitaria en la producción de gas natural y "complementa sus necesidades con importaciones, en su mayoría de Estados Unidos, a través de una creciente red de gasoductos entre ambos países".

Una crítica a la que Guajardo se adelantó al asegurar que el gas que se enviaría a Cuba no necesariamente sería gas importado de Estados Unidos. No hay que descontar que en breve tiempo las cocinas cubanas se enciendan con el combustible proveniente del Tío Sam.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7