Moreno se enfrenta de nuevo al 'correísmo' al retirar las funciones a su vicepresidente

Lenín Moreno festeja en la Caravana de la victoria su resultado electoral. (Diario El Río)
Lenín Moreno y Jorge Glas (a su izquierda) festeja en la Caravana de la victoria su resultado electoral. (Diario El Río)

(EFE).- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, retiró este jueves las funciones asignadas a su vicepresidente, Jorge Glas, con quien mantiene una confrontación verbal que ha supuesto un resquebrajamiento en las filas de la Revolución Ciudadana, que ambos pregonan.

Moreno derogó el decreto ejecutivo número 9, suscrito el pasado 24 de mayo, cuando asumió el poder, lo que significa el retiro de "todas las funciones asignadas al vicepresidente de la República".

También retiró a Glas la misión de integrar el Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo Productivo y Tributario, así como del Comité para la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de abril de 2016, en las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas.

Moreno asegura que la Revolución Ciudadana "radica en una nueva forma de convivencia social en diversidad y armonía, para alcanzar el buen vivir"

En el decreto suscrito, Moreno asegura que la Revolución Ciudadana, el proyecto aplicado por el expresidente Rafael Correa en 2007 y del que Moreno y Glas -a su turno- ocuparon la Vicepresidencia, "radica en una nueva forma de convivencia social en diversidad y armonía, para alcanzar el buen vivir".

Según Moreno, Glas no entendió bien el mensaje de que la lealtad y el compromiso asumido por el proyecto de la Revolución Ciudadana "implican servir a la patria en unidad de esfuerzos".

Ello en referencia a las duras críticas que Glas lanzó el miércoles contra Moreno, especialmente sobre un supuesto pacto con el expresidente populista Abdalá Bucaram, para ubicar en puestos claves de la administración a personajes vinculados con él.

Tras conocer el cese de sus funciones, Glas convocó a una rueda de prensa en su despacho en Quito para denunciar que, además, se le había retirado la posibilidad de uso del avión presidencial, como muestra de una presunta "retaliación (sic)" o revancha en su contra.

Glas ratificó que no renunciará al cargo y que cumplirá los cuatro años para los que fue electo como Vicepresidente en fórmula electoral con Moreno, en los comicios del pasado 2 de abril.

Y como ya no tiene funciones asignadas por el Presidente, Glas dijo que se dedicará a pasar más tiempo con el pueblo.

Glas ratificó que no renunciará al cargo y que cumplirá los cuatro años para los que fue electo como Vicepresidente en fórmula electoral con Moreno, en los comicios del pasado 2 de abril

Asimismo, aseguró que una copia agrandada y plastificada del decreto de Moreno, con el que le retiró las funciones, la exhibirá en la sala de su domicilio en Guayaquil, como si fuese una "condecoración".

Ello se ajustó más al consejo que le diera esta misma mañana el expresidente Correa, quien reside actualmente en Bélgica y que a través de su cuenta de Twitter volvió a criticar a Moreno.

"Ups! ¡El diálogo sólo ha sido para los que odian la Revolución! Adelante, JORGE. Tómalo como una condecoración", escribió Correa que desde que dejó el poder, ha lanzado duras críticas contra Moreno y la decisión de este de marcar diferencias con el estilo confrontativo aplicado desde que llegó al poder en 2007.

En la otra orilla, la oposición felicitó al actual mandatario y hasta el líder del movimiento CREO, el centroderechista Guillermo Lasso, admitió que el decreto contra Glas legitimaba a Moreno en el cargo.

Lasso, que perdió la segunda vuelta electoral frente al binomio Moreno-Glas, no había aceptado esa derrota por considerar que fue producto de un supuesto "fraude", aunque ahora, tras la pugna en el poder, propuso al vencedor discutir "cuestiones de fondo que necesita el país".

Otro grupos de oposición también reaccionaron a la situación y pidieron al presidente Moreno que exija la renuncia de Glas, el vicepresidente sin funciones que también está agobiado por denuncias que intentan vincularle con casos de corrupción como la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

La oposición felicitó al actual mandatario y hasta el líder del movimiento CREO, el centroderechista Guillermo Lasso, admitió que el decreto contra Glas legitimaba a Moreno en el cargo

Jorge Villavicencio, presidente en turno del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera del país, aseguró ayer que Glas debería dimitir del cargo para someterse sin presiones a las indagaciones judiciales sobre los casos de corrupción en los que podría estar involucrado.

Jorge Herrera, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), pidió a la Fiscalía que incluya al expresidente Correa en las investigaciones del caso Odebrecht.

Pero también decenas de simpatizantes de Glas y Correa se concentraron en las afueras del Palacio presidencial de Carondelet, en el casco colonial de Quito, para respaldar al Vicepresidente y reprochar a Moreno.

Los "correístas" llamaron a defender los logros de la Revolución Ciudadana y no dudaron en tildar a Moreno de "traidor".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0