Niños hispanos reciben ciudadanía estadounidense en celebración Independencia

(EFE).- Más de 150 niños, en su mayoría mexicanos, recibieron este jueves en Los Ángeles el certificado de ciudadanía estadounidense como parte de las celebraciones por el Día de la Independencia, que se conmemora el 4 de julio. La ceremonia fue uno de los 50 eventos que se realizaron a través de todo el país y en el que miles de inmigrantes se hicieron ciudadanos.

"Lo que es importante de esta ceremonia es que los papás de los niños trabajaron muy duro para llegar a este día, por eso los niños pueden recibir este certificado", dijo a Efe Martha Flores, portavoz del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Aunque los menores de edad no deben tomar juramento frente a un juez, el Servicio de Inmigración y Ciudadanía promueve estas ceremonias para concienciar a los niños de los beneficios que se obtienen al convertirse en ciudadano de Estados Unidos.

"Yo quiero que valore su ciudadanía americana, que venimos aquí a progresar, que tiene todas las puertas abiertas para que las aproveche, que no se quede sentada", advirtió Leticia Pérez, oriunda de Aguascalientes, México.

La inmigrante mexicana acompañó a su hija Alba, de 9 años, a recibir el certificado para motivar a la pequeña a que siga sus estudios universitarios, algo que ella no pudo conseguir.

"Yo quiero que valore su ciudadanía americana, que venimos aquí a progresar, que tiene todas las puertas abiertas para que las aproveche, que no se quede sentada"

"Yo llegué más tarde pero ella que agarre bien su escuela y salga adelante por sí misma", agregó.

La guatemalteca Flor María Romero entiende muy bien los beneficios que la ciudadanía le dará a su hija menor María, de 8 años. La inmigrante tiene una hija mayor que ya asiste a la universidad y es residente permanente.

"María ya tiene todos los derechos en este país, las leyes están cambiando mucho y esto les da un respaldo mayor, no solo en las universidades se le abren puertas en muchas cosas que los ciudadanos sí pueden en este país", opinó la madre.

Para Flor Ardón, los años que lleva luchando desde que llegó de El Salvador, hoy se hicieron realidad. Aunque ella se hizo ciudadana el año pasado su mayor anhelo era que su hijo Kevin Ruiz también pudiera tener la ciudadanía estadounidense.

Aunque la felicidad era mayor en los padres de estos pequeños, muchos de ellos tenían muy claro el beneficio que obtuvieron.

"Voy a participar en algo más porque ya tengo dos lugares donde venir y vivir cuando tú te sientas mal allá, te puedes venir acá a tu lugar", dijo Elizabeth Alba Pérez, de 9 años y oriunda de Aguascalientes, México.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0