Nkurunziza jura como presidente de Burundi para un polémico tercer mandato

Manifestantes protestan en Burundi. (VOA)
Manifestantes protestan en Burundi en contra del tercer mandato de Nkurunziza. (VOA)

(EFE).- El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, juró este jueves el cargo tras ser reelegido para un polémico tercer mandato de cinco años que ha sumido al país en una profunda crisis política y en una espiral de violencia en los últimos meses.

Nkurunziza fue investido como presidente en una ceremonia celebrada en Buyumbura en medio de fuertes medidas de seguridad –incluso un helicóptero vigilaba desde el cielo la capital– y ante la ausencia de diplomáticos occidentales.

La comunidad internacional no ha reconocido por falta de garantías los resultados de las elecciones del pasado 21 de julio en las que Nkurunziza se impuso con un 69% de los votos.

Durante su discurso, el presidente burundés mostró su agradecimiento a los ciudadanos que lo eligieron en las urnas pese a los intentos de "sabotear" los comicios, y recordó que este será su último mandato.

La candidatura de Nkurunziza para aspirar a la reelección –pese a que la Constitución de Burundi fija en dos el límite de mandatos presidenciales– desató a finales de abril una profunda crisis política en el país

"Tras las elecciones, habrá un período de paz y desarrollo en Burundi", afirmó Nkurunziza, que prometió que "la paz completa" llegará en un plazo máximo de dos meses.

Además, pidió a las más de 160.000 personas que han huido por miedo a la represión política y han buscado refugio en los países vecinos que regresen a Burundi.

En palabras de Nkurunziza, los refugiados huyeron a causa de "rumores falsos" difundidos por los "enemigos", por lo que pidió a las organizaciones de la sociedad civil y a los grupos religiosos que dejen de interferir en la política.

La ceremonia de investidura estaba prevista inicialmente para la próxima semana, pero fue anunciada casi por sorpresa y con muy poca antelación por razones de seguridad, según explicaron a Efe fuentes del partido gobernante Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD).

La candidatura de Nkurunziza para aspirar a la reelección –pese a que la Constitución de Burundi fija en dos el límite de mandatos presidenciales– desató a finales de abril una profunda crisis política en el país.

Más de 80 personas han muerto durante las manifestaciones en protesta contra los planes de Nkurunziza de perpetuarse en el poder, e incluso a mediados de mayo el país vivió un intento de golpe de Estado protagonizado por una facción del Ejército.

Burundi todavía sigue viviendo episodios de violencia y en las últimas semanas han sido asesinados un excoronel del Ejército y jefe del Estado Mayor durante la guerra civil (1993-2005), Jean Bikomagu, así como el exjefe de Inteligencia de Burundi Adolphe Nshimirimana, hombre de confianza del presidente Nkurunziza.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0