Obama: "No envíen a sus hijos a la frontera. Los mandaremos de vuelta"

El vicepresidente Biden se reúne con líderes religiosos y defensores de refugiados para abordar la crisis humanitaria de menores migrantes

(con información de EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió a los padres centroamericanos que dejen de enviar a sus hijos a la frontera, y aseguró que los que lleguen, serán enviados a sus países de vuelta y, lo que es peor, podrían no llegar.

"No envíen a sus hijos a la frontera", afirmó el inquilino de la Casa Blanca, en una entrevista con la cadena de televisión ABC, que se retransmitirá mañana en su totalidad, y de la que hoy se han adelantado algunos fragmentos."Si llegan, los enviaremos de vuelta y, lo que es más importante, podrían no llegar", subrayó Obama.

El presidente insistió en que el mensaje de la Casa Blanca es "absolutamente" que los padres "no envíen a sus niños no acompañados en trenes o a través de un grupo de traficantes" de personas."Ni siquiera sabemos cuántos de esos niños no lo logran", afirmó Obama, quien alertó de que muchos de los pequeños pueden ser víctimas de tráfico sexual o morir al caerse del tren en el que viajan.

Las declaraciones coinciden con la reunión mantenida entre el vicepresidente, Joe Biden, con líderes religiosos y defensores de refugiados con quienes abordó la crisis humanitaria de menores migrantes no acompañados.

El vicepresidente también abordó los resultados de su reciente visita a Guatemala y El Salvador, donde se reunió con los mandatarios de ambos países, Otto Pérez Molina y Salvador Sánchez, respectivamente. Biden y los líderes de Guatemala y El Salvador coincidieron en la necesidad de informar a la ciudadanía de los peligros de poner a los menores en manos de "coyotes", así como la importancia de hacer frente a los desencadenantes de la migración, incluida la inseguridad y la falta de oportunidades económicas.  

La llegada de menores no acompañados a la frontera entre EEUU y México superó los 52.000 en los últimos nueve meses, según las cifras del Departamento de Seguridad Nacional. A eso se suman los 39.000 adultos acompañados de niños, detenidos por las autoridades. La cifra registró una fuerte subida desde el año pasado, cuando las autoridades detuvieron a 24.000 menores no acompañados. La mayoría de los niños proceden de Centroamérica y una cifra muy elevada son niñas jóvenes y niños con menos de 13 años.

Según establecen las leyes estadounidenses, los menores indocumentados de países que no sean México, no pueden ser enviados a sus naciones de origen de forma inmediata. Las autoridades deben de proveer asistencia sanitaria y cubrir otras necesidades básicas antes de entregarlos a familiares o hogares de acogida, tras lo que tendrán que presentarse ante un tribunal de inmigración."Si provienen de un país que no sea vecino, el proceso es largo", dijo Obama durante la entrevista con ABC.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6