Obama anuncia la mayor regularización de inmigrantes en décadas

Barack Obama durante su alocución desde la Casa Blanca
Barack Obama durante su alocución desde la Casa Blanca

(Con información de EFE) Cerca de cinco millones de inmigrantes en Estados Unidos podrán legalizar su situación. El presidente Barack Obama anunció esta noche una amplia regularización de indocumentados, a través de una mensaje a la nación pronunciado desde la Casa Blanca.  Los beneficiarios de estas medidas evitarán la deportación y podrán obtener un permiso de trabajo.

El anuncio llega en un momento en que Obama no cuenta con el apoyo del Congreso, por lo que ha sido muy criticado al hacer uso de su poder presidencial, de las acciones ejecutivas, en lo que parece definirse ya como su legado político más importante, junto a la reforma sanitaria y a la salida de la recesión.

El anuncio de este jueves también mejora las condiciones para los inmigrantes indocumentados que llegaron a EE UU antes de los 16 años y están insertados en esa sociedad. En 2012 ya se había puesto en práctica una medida similar que permitió la regularización de cerca de 600.000 de esos jóvenes, a los cuales se les llama  dreamers o soñadores.

El demócrata Obama, argumentó en el horario de mayor audiencia, la necesidad de brindar regularización a más de 5 millones de inmigrantes indocumentados, pero también aclaró que no se trataba de una amnistía como le critican sus adversarios republicanos. "Hoy nuestro sistema de inmigración está roto y todos los saben", ha dicho Obama al inicio de su discurso.

Se trata de una medida "moderada y de sentido común", remarcó el mandatario. Al respecto también aclaró que "sé que algunos de los críticos de esta medida la llaman amnistía. Bueno, no lo es. Amnistía es el sistema migratorio que tenemos actualmente, donde millones de personas viven aquí sin pagar sus impuestos o someterse a nuestras reglas, donde los políticos usan este asunto para asustar a los ciudadanos y buscar votos".

El presidente de EE.UU. también citó a su predecesor, el republicano George W. Bush, para destacar el papel de los inmigrantes que "son parte de la vida estadounidense".

"Ahora aquí está la cosa. Esperamos que la gente que vive en este país siga las reglas. Esperamos que los que cruzan la línea no sean recompensados injustamente", agregó el presidente.

Obama basó su anuncio en cuatro puntos alrededor de los cuales giran las nuevas medidas. "En primer lugar, vamos a dedicar más recursos para nuestra policía fronteriza, para que pueda detener el flujo de cruces ilegales, y que se pueda devolver a aquellos que cruzan", aseguró.

"En segundo lugar, será más fácil y más rápido para que inmigrantes altamente cualificados, licenciados y empresarios permanezcan en el país y contribuyan a nuestra economía, tal y como ha sido propuesto por muchos líderes empresariales", explicó Obama a los millones de espectadores que estaban pendientes de sus palabras.

El presidente agregó que "en tercer lugar, vamos a tomar medidas para hacerle frente de manera responsable a la situación que enfrentan los millones de inmigrantes indocumentados que ya viven en nuestro país".

"Vamos a ofrecer el siguiente acuerdo: Si usted ha estado en Estados Unidos por más de cinco años; si usted tiene niños que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales; si se inscribe, no tiene antecedentes penales, y está dispuesto a pagar impuestos, usted calificará para un permiso temporal, sin temor a la deportación. Usted puede salir de las sombras y estar bien con la ley", remarcó.

De esta forma, el jefe de Estado ha señalado que "a pesar de ser una nación de inmigrantes, Estados Unidos también es una nación de leyes" y, por lo tanto, ha destacado su compromiso por asegurar las fronteras del país norteamericano.

Las primeras críticas al anuncio hecho por Obama ya se escucharon en las redes sociales. Algunos consideran que se trata de una regularización parcial pues los beneficiarios no obtendrán un permiso de residencia definitivo, lo cual les acercaría a más adelante obtener la ciudadanía. Por otro lado, al tratarse de medidas ejecutivas, el próximo presidente de Estados Unidos podría revocarlas.

Hillary Clinton apoya a Obama

La ex secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton salió hoy en defensa del plan de medidas migratorias del presidente Barack Obama, y llamó a los republicanos a completar la tarea aprobando la reforma integral estancada en el Congreso desde hace un año.

"Al abdicar de sus responsabilidades, la Cámara de Representantes allanó el camino para esta acción ejecutiva, que sigue los precedentes de presidentes de ambos partidos décadas atrás", señaló Clinton en un comunicado titulado "Apoyo la decisión del presidente".

Clinton, a la que muchos dan por candidata segura en la carrera demócrata a la Presidencia de Ee.UU. en 2016, emitió esta nota inmediatamente después de que Obama anunciara la regularización de más de 5 millones de inmigrantes indocumentados, la mayor desde la decretada en 1986 por el entonces presidente republicano, Ronald Reagan.

Al mismo tiempo, Clinton resumió su mensaje en su cuenta de la red social Twitter: "Gracias al presidente por tomar medidas en inmigración a la vista de la inacción (del Congreso). Ahora vamos a por la reforma bipartidista permanente".

"Sólo el Congreso puede terminar esta tarea aprobando la reforma bipartidista que mantiene a las familias unidas, que trata a todos con dignidad y compasión, que defiende el imperio de la ley, que protege nuestras fronteras y la seguridad nacional, y que saca de las sombras a millones de personas luchadoras", consideró la demócrata en su nota.

"Nuestros desacuerdos en este asunto clave quizás hayan sido muy acalorados en ocasiones, pero confío en que gente de buena voluntad y buena fe puedan llegar a un punto común", añadió.

Obama se decidió este verano a actuar unilateralmente en inmigración tras esperar un año a que los republicanos desbloquearan en el Congreso su ambiciosa reforma migratoria integral aprobada por el Senado en junio de 2013 y prometida desde la campaña electoral de 2008.

Clinton no ha anunciado oficialmente su candidatura pero muchos la consideran la aspirante "inevitable", de manera que definir su mensaje migratorio es clave para retener el voto latino en una eventual carrera a la Presidencia en 2016.

En los mítines de la campaña de las elecciones legislativas del pasado día 4 -en la que la posible candidata y su esposo, el expresidente Bill Clinton, participaron activamente-, la exsecretaria de Estado defendió su defensa de la reforma migratoria integral en sus años como senadora.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25