Obama presenta un plan para cerrar la prisión de Guantánamo

Prisión en la base naval de Guantánamo, Cuba. (EFE)
Prisión en la base naval de Guantánamo, Cuba. (EFE)

(EFE).- El presidente Barack Obama afirmó este martes que clausurar la cárcel de Guantánamo equivale a "cerrar un capítulo" de la historia del país, al presentar su plan para trasladar a una "localización segura" en EE UU a los detenidos que no puedan ser transferidos a terceros países.

En una comparecencia en la Casa Blanca, Obama explicó, además, que su plan permitirá "ahorrar" dinero a los contribuyentes y pidió a los congresistas un diálogo "honesto" para tratar de cerrar la cárcel, ubicada en Cuba y en la que permanecen 91 detenidos.

Acompañado de su vicepresidente, Joseph Biden, y su secretario de Defensa, Ashton Carter, Obama subrayó que mantener abierta la prisión es "contraproducente" para la lucha antiterrorista, contrario a los valores de EE UU, "socava" la seguridad nacional en lugar de fortalecerla y daña las relaciones del país con naciones aliadas.

El presidente dijo que ha estado "siete años", desde su llegada a la Casa Blanca en enero de 2009, trabajando para tratar de cerrar Guantánamo y prometió seguir haciéndolo hasta que concluya su mandato dentro de once meses. "No quiero trasladar el problema (de Guantánamo) al siguiente presidente, no importa quien sea", afirmó Obama.

Según adelantaron altos funcionarios del Gobierno bajo anonimato, el plan para cerrar la cárcel de Guantánamo que el Pentágono ha enviado hoy martes al Congreso contempla transferir a entre 30 y 60 presos a territorio estadounidense. La propuesta considera trece localizaciones diferentes en EE UU para ubicar a esos presos, sin recomendar ninguna en particular.

Desde el principio de su mandato, la promesa hecha por Obama de cerrar Guantánamo se ha topado con la oposición del Congreso

Esas trece localizaciones incluyen prisiones ya existentes en estados como Colorado o Carolina del Sur, así como la construcción de nuevas instalaciones en algunas bases militares del país.

Según el Pentágono, mantener la prisión de Guantánamo abierta es entre 65 y 85 millones de dólares más caro al año que internar a los presos en una cárcel en territorio estadounidense.

El senador y candidato a las primarias republicanas para la presidencia de EE UU, Marco Rubio, impulsó hoy martes una propuesta de ley por la que el presidente estadounidense no puede transferir el territorio de la base naval de Guantánamo a Cuba ni hacer modificación alguna sin autorización del Congreso.

"Desde el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, el presidente (Barack) Obama ha dado al régimen de Castro concesión tras concesión, priorizando las promesas políticas sobre la seguridad nacional, la integridad del sistema de justicia, los derechos humanos y la democracia", consideró Rubio.

Rubio, en sintonía con la oposición republicana en el Congreso a este plan, rechaza la iniciativa de Obama al considerarla una amenaza para la seguridad nacional.

"El presidente Obama ha dado al régimen de Castro concesión tras concesión, priorizando las promesas políticas sobre la seguridad nacional", dijo Rubio

"Nuestros servicios militares y de inteligencia están confrontando amenazas crecientes sobre nuestro territorio, y simplemente no podemos transferir esta base crucial, especialmente como el último resultado del peligroso plan de Obama para liberar terroristas de nuevo en el campo de batalla o traerlos a suelo estadounidense", argumentó el senador.

"La base naval ha sido una herramienta esencial de nuestro Ejército para reabastecer los barcos que apoyan las misiones contra el tráfico ilícito y las misiones humanitarias en América Latina, así como las contingencias de la inmigración masiva", agregó.

Desde el principio de su mandato, la promesa hecha por Obama de cerrar Guantánamo se ha topado con la oposición del Congreso, especialmente entre los republicanos, que rechazan la transferencia de los presos a cárceles dentro de EE UU.

La cárcel de Guantánamo llegó a albergar a unos 800 presos poco después de su apertura, ordenada por el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

El presupuesto estimado por el Gobierno para acomodar a los detenidos de Guantánamo en suelo estadounidense va de 290 a 475 millones de dólares, en función de cuántos presos sean reubicados finalmente y de la instalación elegida.

De los 91 presos que alberga actualmente Guantánamo, un total de 35 han recibido la aprobación para ser enviados a terceros países "en los próximos meses", sostuvo el alto funcionario. De los 56 restantes, 10 afrontan cargos o han sido condenados en procesos ante comisiones militares y los demás son considerados demasiado peligrosos para salir en libertad o ser transferidos a un tercer país.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 34