Panamá, a la espera de que EE UU acepte revisar su ley migratoria con Cuba

Cubanos en el campamento de La Miel, Panamá. (Cortesía a 14ymedio)
Cubanos en el campamento de La Miel, Panamá. (Cortesía a 14ymedio)

(EFE).- La vicepresidenta y canciller de Panamá, Isabel De Saint Malo, dijo este martes que Estados Unidos aún no ha contestado a la petición que le hicieron el lunes nueve gobiernos latinoamericanos para revisar su política migratoria con relación a Cuba e intentar así atajar la crisis de los migrantes cubanos.

"Todavía no hemos recibido respuesta. Es una iniciativa de varios países, todos aquellos que de alguna manera u otra somos tránsito, es una iniciativa para enfrentar de manera conjunta una realidad que está afectando a la región", reconoció De Saint Malo.

La solicitud se expresa en una carta enviada al secretario de estado estadounidense, John Kerry y firmada por los cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín; Costa Rica, Manuel González; Ecuador, Guillaume Long; El Salvador, Hugo Martínez; Guatemala, Carlos Raúl Morales; México, Claudia Ruiz Massieu; Nicaragua, Samuel Santos; Panamá, Isabel De Saint Malo y Perú, Ricardo Luna.

En la misiva le expresaron a Kerry su preocupación por la Ley de Ajuste Cubano (1966), que otorga muchas facilidades a los ciudadanos cubanos para conseguir la residencia estadounidense.

Dicha normativa, junto con la política conocida como "pies secos, pies mojados", es "un estímulo al flujo desordenado, irregular e inseguro de ciudadanos cubanos" hacia ese país, según señalaron los cancilleres en la misiva que fue entregada por el embajador ecuatoriano en Washington.

La crisis de los migrantes cubanos, que estalló el pasado noviembre cuando Nicaragua cerró sus fronteras, "es una situación compleja" y hay que enfrentarla "tomando en consideración los elementos de seguridad de los países y los derechos de los migrantes", añadió la canciller panameña.

De Saint Malo no quiso aclarar cuál es el siguiente paso que van a dar los cancilleres firmantes de la carta, en el caso de que no reciben contestación de Estados Unidos, ni tampoco si tienen expectativas de que el país norteamericano haga cambios en sus políticas de migración.

El paso de cubanos por Centroamérica y por países como Brasil, Ecuador, Guyana y Colombia es un fenómeno que ha crecido en los últimos años pero que se ha intensificado con el restablecimiento de las relaciones entre EE UU y Cuba y ha generado fricciones entre los países de la región.

La decisión del Gobierno nicaragüense de cerrar su frontera provocó que, a finales del año pasado, cerca de 8.000 migrantes, en su mayoría cubanos, se fueron amontonando en Costa Rica y Panamá y ambos países tuvieron que acordar con México un operativo especial de traslado en vuelos directos a distintas ciudades mexicanas.

Pero el flujo de migrantes no cesó y ambos países decidieron cerrar sus fronteras e impedir el paso de los inmigrantes ilegales. Primero fue Costa Rica en diciembre de 2015 y más tarde Panamá, el pasado 9 de mayo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8