Panamá ha atendido a 9.000 migrantes ilegales en el operativo "flujo controlado"

Un grupo de cubanos varados en Panamá se dirige a México (Cortesía)
Un grupo de cubanos varados en Panamá mientras se dirige a México, el pasado mes de mayo. (Cortesía)

(EFE).- Panamá ha dado atención humanitaria a unos 9.000 migrantes ilegales en los últimos meses, de los cuales 2.400 se encuentran aún en el país y el resto ha seguido hacia la vecina Costa Rica en su tránsito hacia Estados Unidos.

"Los migrantes han recibido alimentación, atención médica y protección para que puedan continuar con su travesía, y ellos se costean sus propios gastos", dijo este jueves el ministro de Seguridad Pública, Alexis Bethancourt, según un comunicado oficial.

El ministro y otras autoridades migratorias ofrecieron este jueves ante diputados de la Asamblea Nacional (AN-Parlamento) un informe sobre los resultados del operativo "flujo controlado", que desarrolla el Gobierno de Panamá para enfrentar la llegada masiva de migrantes caribeños y extracontinentales que viajan hacia Estados Unidos.

Como parte del operativo, anunciado oficialmente en mayo pasado tras el cierre de la frontera con Colombia debido a la avalancha de migrantes, el Ejecutivo de Juan Carlos Varela construyó cuatro albergues en la provincia de Darién, en la selva que sirve de frontera natural con el país andino.

Unos 2.400 de entre ellos se encuentran aún en el país

El director del Servicio Nacional de Migración, Javier Carrillo, explicó que los 9.000 migrantes entraron por la frontera con Colombia, y que en su mayoría son haitianos procedentes de Ecuador y Brasil "que se hacían pasar por extracontinentales".

El director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), Cristian Hayes, dijo la semana pasada que las autoridades panameñas han descubierto ocho nuevas trochas clandestinas, que los llamados coyotes o traficantes de personas utilizan para entrar migrantes y evitar los controles fronterizos.

El presidente panameño instó el lunes pasado a las fuerzas políticas y países de América Central a que no cierren las puertas al flujo migratorio que busca una mejor vida en Estados Unidos.

"Tenemos que legislar, tenemos que crear esos corredores (humanitarios para que pasen los inmigrantes), subir el perfil a ese debate" sobre la crisis migratoria, remarcó Varela ante los diputados del Parlamento Centroamericano Parlacen reunidos en la capital panameña.

Miles de cubanos en tránsito hacia Estados Unidos quedaron varados entre finales de 2015 y el primer trimestre de este año en Panamá y Costa Rica, que lograron evacuarlos mediante un operativo especial que contó con el apoyo de México.

El cuello de botella se produjo a raíz de la decisión de Nicaragua, en noviembre de 2015, de cerrar su frontera.

Sin embargo miles de migrantes ilegales caribeños y extracontinentales, de países africanos y asiáticos, en su tránsito hacia Estados Unidos, siguen llegando a Centroamérica ayudados por redes de traficantes de personas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2