Peña promete resultados, pero pesquisas no arrojan luces sobre desaparecidos

Los 28 cuerpos calcinados encontrados en cinco fosas cercanas a Iguala no pertenecen a los 43 alumnos

(EFE).- El Gobierno mexicano prometió este martes resultados en las investigaciones de la desaparición de 43 estudiantes en Iguala, en una jornada en la que se confirmó que los cuerpos hallados en fosas clandestinas no corresponden a los jóvenes.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, aseguró que espera que "a la mayor brevedad podamos dar los resultados" y esclarecer estos hechos, ya que "la sociedad demanda justicia" sobre la desaparición producida el 26 de septiembre en Iguala y la muerte de seis personas.

En un acto público en la capital del país, Peña Nieto reiteró que el objetivo de su Gobierno es el "esclarecimiento de los hechos, encontrar a los jóvenes estudiantes (...) y dar con los responsables materiales e intelectuales".

Los 43 estudiantes desaparecieron en este municipio del sureño estado de Guerrero tras una noche de violencia, en la que murieron seis personas a manos de policías que presuntamente estaban al servicio del cártel de los Guerreros Unidos.

El fiscal mexicano, Jesús Murillo, confirmó que los 28 cuerpos calcinados encontrados en cinco fosas cercanas a Iguala no pertenecen a los 43 alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa. "En la primeras fosas encontradas (...) les puedo decir que no corresponden a los ADN de los familiares de estos jóvenes", apuntó.

Murillo indicó que en el segundo grupo de fosas, al que las autoridades habían llegado tras testimonios de detenidos por este caso, no se hallaron cuerpos, y anunció que se ha encontrado una tercera fosa donde ya han comenzado los trabajos de excavación.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, ya había adelantado que tenía información de que algunas de las fosas no eran recientes, por lo que expresó su esperanza de hallar con vida a los estudiantes.

Aunque en un principio la procuraduría de Guerrero se encargó del caso de las desapariciones de Iguala, la fiscalía general asumió la investigación tras constatar que había indicios de la participación del crimen organizado.

El director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, informó de la detención de 14 policías de Cocula, vecino a Iguala, quienes confesaron haber participado en el secuestro de los estudiantes y su entrega a Guerreros Unidos, una escisión del cártel de los hermanos Beltrán Leyva que opera en varias ciudades de Guerrero y Morelos.

Con estas detenciones son ya 50 las personas arrestadas por los hechos del 26 de septiembre, en su mayoría policías municipales que atacaron a tiros a estudiantes de la Normal de Ayotzinapa que se habían apoderado de varios autobuses.

La nula información sobre el paradero de los 43 jóvenes ha provocado la radicalización de las protestas de sus compañeros de la Normal de Ayotzinapa y sus familiares. Con bombas caseras, piedras y palos, los estudiantes atacaron el lunes el Palacio de Gobierno de Guerrero y causaron numerosos destrozos y el martes continuaron con las protestas, aunque de un modo pacífico.

Al clamor nacional para que aparezcan los desaparecidos se han sumado otras universidades como la Universidad Nacional Autónoma de México, donde varias facultades comenzaron este martes un paro de 48 horas para protestar por estos hechos.

José Arreola, miembro de la asamblea estudiantil de Filosofía y Letras, dijo a Efe que de momento son pocas las facultades que se han unido a la protesta, ya que en "en otras se están realizando asambleas para discutir de qué manera se suman a esta campaña de apoyo a Ayotzinapa".

Con las clases suspendidas, se realizan foros sobre derechos humanos, asambleas en las que se habla de este caso y una de las actividades más importantes, la difusión de lo sucedido.

"La actividad más importante recae en el hecho de poder salir a informar a otras escuelas y a la propia población de esta problemática porque a pesar del horror y la magnitud de lo que ocurrió en Iguala, hay mucha gente que no sabe bien (...) lo que está pasando", contó el estudiante.

El caso de los estudiantes desaparecidos ha alcanzado una magnitud internacional hasta el punto que el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, habló este martes en Washington sobre este tema y señaló que es preocupante, pero "no es un reflejo de lo que sucede en el país" en materia de seguridad.

En una rueda de prensa posterior a una intervención en la Cámara de Comercio de EE.UU., Guajardo afirmó que este asunto "no necesariamente tendrá un impacto" entre la comunidad internacional y, en particular, entre los inversionistas.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, admitió que estas violaciones a los derechos humanos "dañan la percepción" de México, pero no afectan a los "fundamentos de la economía" del país.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1