Carta de Peter J Borges al Embajador de la República de Cuba ante la República del Ecuador

Quito, junio 8 de 2016

A: Sr. Rafael Dausá Céspedes

Embajador de la República de Cuba ante la República del Ecuador

Excelentísimo Señor.

Nos dirigimos a usted desde la comunidad cubana varada en Ecuador para expresarle algunos asuntos de gran envergadura relacionados con la actual crisis migratoria cubana en la región. Seguramente conocerá usted que los cubanos y cubanas a lo largo de todo este tiempo hemos estado envueltos en una compleja situación humanitaria a lo largo de todo Centroamérica y más recientemente en Colombia.

Como se ha expresado reiteradamente unos 5000 cubanos y cubanas que hacen vida en este gran país desean continuar viaje hacia los Estados Unidos dada la compleja situación económica que se vive acá. Una buena parte de esta cifra se encuentra en condiciones de irregularidad migratoria, imposibilidad de asentar su título universitario, desempleo, inestabilidad salarial, impagos, imposibilidad de adquirir sus alimentos básicos, enfermedad, sin vivienda, etc.

Adicionalmente varias familias cubanas lo perdieron todo en los recientes desastres naturales en la costa ecuatoriana. Regresar a Cuba no constituye una opción para nosotros por cuanto la mayoría vendió lo poco que tenía para pagar los altos costos de los boletos aéreos y poder asentarse en este país. También muchos han perdido sus derechos de residencia en la isla al haber transcurridos los dos años en el exterior. Siendo transparentes, tampoco podemos regresar a nuestra amada tierra cuando salimos de ella buscando libertad. Hoy ya no constituye tampoco una opción para nosotros la regularización del status migratorio por cuanto los problemas descritos con anterioridad no permiten consolidar nuestra presencia en este país. No queremos transformarnos en una carga para el generoso gobierno ecuatoriano.

Es así que los cubanos se lanzan a recorrer la peligrosa travesía ante la precaria situación que se vive. A diario sufrimos el dolor de nuestros hijos sin padres, de la familia cubana fragmentada o desaparecida en ese peligroso camino, de nuestras mujeres violadas y vejadas en toda la ruta migratoria, de asesinatos, asaltos y extorsiones que de forma continuada ponen en riesgo la vida de cientos de nuestros compatriotas. Nuestras ansias de bienestar y libertad nos hacen altamente vulnerables para bandas criminales, guerrillas, paramilitares y personas que sin escrúpulos tratan a nuestra gente de la forma más cruel e inhumana. Estamos defendiendo esos derechos, pero por sobre todo también defendemos el derecho a la vida. Sin embargo, nuestro ánimo no es politizar un asunto tan sensible para nuestro pueblo sino resolver definitivamente un tema esencialmente humanitario que afecta a niños, ancianos, embarazadas y a buena parte de la comunidad cubana en general.

Siendo transparentes, tampoco podemos regresar a nuestra amada tierra cuando salimos de ella buscando libertad

Con toda sinceridad, entre los escasos temas y posiciones que a menudo comparten nuestro gobierno y su exilio está, sin lugar a dudas, el de una migración segura y legal para los cubanos por cuanto la vida de nuestro pueblo es más importante que cualquier concepción o perspectiva sobre cualquier tema, muchos de ellos tan polémicos que se hacen cotidianos en la vida normal de cualquier cubano.

Como representante de este sector de la comunidad cubana residente en el Ecuador solicitamos a usted pueda atendernos para expresarle oficialmente nuestra situación y algunas propuestas realizadas a altas personalidades políticas, eclesiásticas y de todas las esferas de la sociedad, así como a instituciones y organizaciones no gubernamentales y pueda usted conocer de primera mano nuestra amable petición de ayuda. Esperamos con esta cita sentirnos como en casa.

Es necesario agregar en esta oportunidad que en la proyección de las ideas y acciones de nuestra comunidad está el profundo agradecimiento al noble pueblo y gobierno ecuatoriano que recibió con amor y esperanza a miles de cubanos y cubanas en todo este tiempo.

Perdone usted, Su Excelencia, si de alguna manera hemos herido sensibilidades en la exposición de nuestros argumentos. No fue nuestra intención. El compromiso de defender a la familia cubana en el exterior nos mueve a dirigirnos a usted con el máximo de transparencia y respeto ante las marcadas diferencias que nos separan. Pero hacemos nuestras, por ahora, las palabras del Sr. Presidente Raúl Castro que sirvieron como lema en aquella Cumbre de la CELAC en la Habana: "La unidad en medio de la diversidad", salvando esta posición ante este urgente asunto humanitario que toca hoy el corazón de tantos miles de personas, cubanos o no.
Esperamos su pronta respuesta y agradecemos de antemano su interés en atender nuestra solicitud.

Peter J. Borges Basulto
Representante de la comunidad cubana

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1