Detienen al presidente de la constructora brasileña Odebrecht, que modernizó el Puerto de Mariel

Marcelo Odebrecht y Otávio Azevedo, presidente de Andrade Gutierrez, están acusados de fraude en licitaciones y formación de cartel

Terminal de Contenedores de la Zona Especial de Desarrollo Mariel
Terminal de Contenedores de la Zona Especial de Desarrollo Mariel

(EFE/agencias).- Los presidentes de las empresas Andrade Gutierrez y Odebrecht fueron detenidos este viernes por la policía en el marco de las investigaciones sobre la corrupción en Petrobras, que llegan así a dos de las más importantes constructoras de Brasil.

Las autoridades confirmaron la detención de Marcelo Odebrecht y Otávio Azevedo, acusados de fraude en licitaciones y formación de cartel y que presiden respectivamente Odebrecht y Andrade Gutiérrez, dos empresas con actividad en decenas de países.

En Cuba, Odebrecht construyó la primera fase del Puerto de Mariel, una obra de mil millones de dólares, la mayor parte provenientes de créditos del Gobierno brasileño. Además, obtuvieron el contrato para las obras de ampliación en la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional José Martí.

Ambas compañías señalaron en sendos comunicados que las detenciones de sus directivos "no eran necesarias", ya que consideran que las empresas colaboran debidamente en las investigaciones.

Odebrecht "siempre ha estado a disposición" para esclarecer los hechos, indica una nota de esa empresa, mientras que la firma Andrade Gutiérrez se manifiesta en el mismo sentido.

No obstante, al anunciar las detenciones en rueda de prensa, el comisario Igor Romário De Paula afirmó que las autoridades esperaban una "mayor colaboración de esas empresas", a las que se refirió como "dos compañías destacadas en la economía brasileña y en el mercado internacional".

Odebrecht y Andrade Gutiérrez, al igual que otras 25 firmas, son investigadas por su supuesta participación en una red de corrupción enquistada en Petrobras que, durante la última década, según admitió la propia petrolera, se apropió ilegalmente de unos 2.000 millones de dólares.

Según la policía, las empresas obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores en hasta un 4% y repartían las diferencias entre directores de la compañía estatal y partidos políticos que amparaban la corrupción.

El comisario De Paula sostuvo que, según la investigación, "la voz de Oderbrecht en el cartel de empresas que operaba en Petrobras tenia poder de decisión", por las propias dimensiones de la firma.

Según la policía, las empresas obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores hasta un 4% y repartían las diferencias entre directores de la compañía y partidos políticos

El fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, presente en la misma rueda de prensa, apuntó que las pruebas obtenidas "no dejan dudas" en relación a que Oderbrecht y Andrade Gutiérrez "capitaneaban la red dentro de Petrobras".

Dos Santos Lima sostuvo que "existen indicios concretos y muchos documentos" que, para las autoridades, "confirman que ellos lo dominaban todo".

También dijo que esos indicios "apuntan que las empresas estaban implicadas como un todo" y que esas maniobras "eran en realidad una práctica de negocios" y no corruptelas de algunos de sus directivos.

Explicó, además que, hasta donde se ha comprobado, la mayor parte del dinero obtenido por esas dos empresas mediante las corrupción era depositado en cuentas en otros países, entre los que citó Suiza, Panamá y Mónaco.

De Paula afirmó que las detenciones practicadas hoy constituyen "un aviso claro de que la ley vale efectivamente para todos y de que no importa el tamaño de la empresa, el poder económico o la influencia en la sociedad" si se ha incurrido en delitos.

Además de esos dos directivos, la policía detuvo hoy a otras diez personas vinculadas a estas empresas y citó a declarar a otros 47 sospechosos.

Por el caso también se investiga a medio centenar de políticos, que en su mayoría integran la coalición que respalda al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y entre los que figuran los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros.

Entre los detenidos, está el extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) Joao Vaccari, acusado de presionar a las empresas que obtenían contratos con Petrobras para desviar parte del dinero conseguido hacia las arcas de esa formación.

El PT y otros partidos políticos implicados en el caso admitieron que han recibido apoyo financiero de las empresas investigadas, pero en todos los casos sostienen que esos recursos fueron debidamente declarados a las autoridades fiscales y electorales.

No obstante, según la Policía, las empresas eran orientadas para entregar el dinero que los partidos recibían de la corrupción a modo de donaciones que quedaba registradas de forma legal.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9