Raúl Castro niega su implicación en el "ataque acústico" a diplomáticos de EE UU

El mandatario cubano negó la implicación de su Gobierno después de que el embajador estadounidense hiciese "una sutil amenaza de repercusiones por parte de Estados Unidos"

Raúl Castro habla frente a los parlamentarios cubanos. (EFE)
"Raúl Castro lucía tan alarmado como los estadounidenses", se lee en la nota. (EFE)

(Con informaciones de agencias).- Raúl Castro negó personalmente ante el embajador estadounidense en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, "cualquier responsabilidad de su Gobierno" en el "ataque acústico" ocurrido a finales de 2016 en la embajada de EE UU y que causó "síntomas físicos" a al menos 21 miembros de su cuerpo diplomático en la Isla y a otros diez enviados canadienses, según ha informado este viernes The Associated Press (AP), que cita a funcionarios estadounidenses.

El presidente de Cuba dijo estas palabras a DeLaurentis momentos después de que este hiciese "una sutil amenaza de repercusiones por parte de Estados Unidos". En esa reunión, "Raúl Castro lucía tan alarmado como los estadounidenses", se lee en la nota, y fue quien contactó con el diplomático estadounidense para abordar el enigmático asunto.

En el encuentro, la delegación cubana se ofreció a pemirtir el ingreso en la Isla de miembros del FBI a La Habana para que investigasen los ataques. Si bien es algo extraordinario, "las agencias de seguridad de ambas naciones han cooperado con mayor frecuencia desde que se inició el acercamiento diplomático entre ambos países en 2015", recuerda AP.

Ante estos misteriosos ataques a funcionarios públicos de Estados Unidos y Canadá, "por lo menos otra nación, Francia, ha realizado pruebas a su personal diplomático en busca de posibles lesiones a causa de dispositivos sónicos", ya que algunos de las víctimas estadounidenses afectadas sufrieron pérdida auditiva permanente o daños cerebrales leves.

En el encuentro, la delegación cubana se ofreció a pemirtir el ingreso en la Isla de miembros del FBI a La Habana para que investigasen los ataques

Pese a que en ocasiones anteriores el Gobierno cubano ha reaccionado con indignación ante las acusaciones de acoso diplomático al personal estadounidense "en esta esta ocasión Castro no se presentó ni displicente ni a la defensiva", lo que lleva las autoridades de EE UU a afirmar "que existen verdaderas razones para cuestionar si Cuba perpetró una campaña clandestina de agresiones", según AP.

De acuerdo a los funcionarios citados por la agencia de prensa, el Gobierno de Castro no rechazó totalmente que haya ocurrido "algo perturbador" al margen de las autoridades de la Isla. "Los investigadores consideraron que tal vez una facción disidente de las fuerzas de seguridad de Cuba haya actuado, posiblemente en combinación con otro país, como Rusia o Corea del Norte", dice la nota.

En el pasado, las agencias de inteligencia de ambos países habían acosado mutuamente a sus diplomáticos, unas acciones que AP sostiene que principalmente "eran para molestar, no para lastimar". Como ejemplo, expone situaciones en las que la inteligencia cubana entraba en las viviendas de los funcionarios estadounidenses para reacomodar los muebles o dejar heces en retretes, mientras los servicios secretos de EE UU realizaban "allanamientos descarados y detenciones de tránsito".

La situación, desde el pasado año, ha sido distinta. Los diplomáticos enfermaron como consecuencia de lo que algunos describieron como "sonidos extraños e inexplicables" en las instalaciones de la embajada estadounidense. En ese momento, "Washington y La Habana se encontraban en una modalidad de desenfrenada cooperación, trabajando febrilmente para garantizar el progreso en varios asuntos, desde el acceso a internet hasta las reglas migratorias, antes de que finalizara la presidencia de Barack Obama", recuerda AP.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 29