Tabaré Vázquez asume la presidencia de Uruguay en un intensa jornada protocolaria y festiva

José Mujica entrega la banda presidencial a su sucesor, Tabaré Vázquez. (EFE/Hugo Ortuño)
José Mujica entrega la banda presidencial a su sucesor, Tabaré Vázquez. (EFE/Hugo Ortuño)

(EFE).- Tabaré Vázquez, de 75 años, asumió este domingo la presidencia de Uruguay en una intensa jornada, solemne y festiva, que transcurrió entre actos protocolarios y celebraciones populares, acompañado de líderes internacionales y arropado por su pueblo.

La investidura tuvo dos partes bien diferenciadas: una en el interior del Palacio Legislativo, donde prestó declaración constitucional junto a su vicepresidente, Raúl Sendic, y otra a cielo abierto, por las calles del centro de Montevideo y en la Plaza de la Independencia, entre un baño de multitudes.

En la solemne ceremonia del Palacio Legislativo, el líder del izquierdista Frente Amplio prometió el cargo ante la presidenta temporal de la Asamblea General, la senadora Lucía Topolansky, e inauguró su segundo mandato después haber presidido Uruguay entre 2005 y 2010.

Cuando se cumplen 30 años de la restitución de la democracia tras la dictadura uruguaya (1973-1985), el sustituto de José Mujica elogió en su discurso a los mandatarios que rigieron el país las tres últimas décadas y retrocedió aún más para reivindicar la figura de José Artigas, considerado el prócer de la nación.

"En ese hombre debemos buscar los valores y principios uruguayos", exclamó el presidente uruguayo, quien se comprometió a proclamar, difundir y respetar el legado de Artigas (Montevideo, 1764).

Vázquez se presentó ante los líderes internacionales congregados en la Asamblea General, "procedentes de países hermanos y amigos", como un firme defensor de los valores de "libertad, autodeterminación e integración" que inspiran la figura del prócer.

Los presidentes de Cuba, Raúl Castro; Nicaragua, Daniel Ortega; Chile, Michele Bachelet; Paraguay, Horacio Cartes; Ecuador, Rafael Correa, y Brasil, Dilma Rousseff, presenciaron la investidura del nuevo presidente junto con el rey Juan Carlos de España.

Raúl Castro, Daniel Ortega, Michele Bachelet, Horacio Cartes, Rafael Correa y Dilma Rousseff presenciaron la investidura junto con el rey Juan Carlos de España

Una alta representación internacional que no esconde destacadas ausencias como la de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, cuyo país estuvo presentado por su segundo, Amado Boudou, o la del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien "la situación política de su país" le impidió acudir.

Tampoco viajó el mandatario de Bolivia, Evo Morales, que ya estuvo en la capital uruguaya el pasado jueves, ni el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, que sufría una afección gripal.

Una vez cumplido el protocolo de la Asamblea General, Vázquez y Sendic se dirigieron hacia la Plaza de la Independencia de Montevideo a bordo de una antigua camioneta de la marca Ford de mediados del siglo XX.

Todo un guiño al Pepemóvil, un vehículo descubierto que funciona con electricidad en el que el exguerrillero Mujica realizó hace cinco años el mismo recorrido.

La ceremonia se abrió al público a partir de ese momento, con las calles del centro de la capital copadas por simpatizantes de Vázquez y por fieles admiradores del presidente saliente, y también por personas disconformes que hacían llegar sus reivindicaciones al nuevo mandatario.

Pese a su fama de tímido y reservado, Vázquez goza de una gran aceptación popular y no cesó de sonreír y saludar al paso de la comitiva.

Una vez en la Plaza de la Independencia, sobre un escenario, Mujica le hizo entrega a su sucesor, a los pies de la estatua de Artigas, de la banda presidencial, fundiéndose ambos en un fraternal abrazo.

Vázquez destacó a los medios la "inteligencia" de su antecesor y dijo que Mujica será "un punto de referencia de primer orden" en su Gobierno

En un soleado domingo de verano austral, la multitud de ciudadanos congregada comenzó ovacionando a Vázquez e intensificó su voz para dedicar cánticos de "Pepe, Pepe" dirigidos a Mujica.

Al retirarse de la plaza, el veterano exguerrillero, de 79 años, pidió al pueblo uruguayo "que haga todo lo posible" para apoyar al nuevo Ejecutivo, según declaró a la prensa.

Vázquez, a la salida de su domicilio a primera hora de la mañana, destacó a los medios la "inteligencia" de su antecesor y dijo que Mujica será "un punto de referencia de primer orden" en su Gobierno.

A continuación, en el que fue el primer acto oficial del nuevo mandatario, los trece ministros que formarán el gabinete de Vázquez, entre los que hay cinco mujeres, asumieron sus carteras.

El saludo de cada uno de los líderes internacionales y representantes de las delegaciones de distintos países del mundo puso fin a los actos de Transmisión del Mando Presidencial.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2