Ataque islamista con rehenes causa 2 muertos en corazón diplomático de Dacca

Personas transportan a un herido en el atentado de Bangladesh. (AFP)
Personas transportan a un herido en el atentado de Bangladesh. (AFP)

(EFE).- Hombres armados atacaron anoche un restaurante frecuentado por extranjeros en el corazón diplomático de Dacca, en una acción reivindicada por el Estado Islámico (EI) que ha causado al menos dos muertos y 26 heridos y continúa con la toma de unos veinte rehenes, incluidos varios foráneos.

Al grito de "Allahu Akbar (Alá es grande)", varios asaltantes con armas de fuego, artefactos explosivos y cuchillos irrumpieron a última hora local de la tarde del viernes en el local, ubicado en el acomodado barrio de Gulshan y que alberga embajadas y oficinas de compañías multinacionales.

Tras el asalto, que sigue a una ola de asesinatos de corte islamista contra colectivos minoritarios, numerosos contingentes de fuerzas de seguridad se desplazaron al lugar y se iniciaron tiroteos con los atacantes, en medio de una opacidad informativa de las autoridades sobre la situación de los rehenes.

"Han llegado 28 heridos y dos de ellos han muerto", dijo Miraz Ul Islam, gerente del United Hospital de Gulshan, al que fueron trasladadas gran parte de las víctimas, en su mayoría policías según medios locales y un testigo consultado por Efe.

Una fuente de la División para la Seguridad Diplomática de la Policía en Dacca manifestó a Efe: "Hasta el momento solo puedo confirmar la muerte de dos oficiales de Policía. Hemos acordonado el área y la operación sigue activa".

"Esto es un caos. Están llegando muchos policías heridos de bala en brazos, abdomen, piernas... Alguno incluso tenía quemaduras. También hay algunos civiles heridos"

"Hasta que entremos en el restaurante no podemos saber cuantos rehenes han resultado muertos o heridos", añadió.

"Esto es un caos. Están llegando muchos policías heridos de bala en brazos, abdomen, piernas... Alguno incluso tenía quemaduras. También hay algunos civiles heridos", detalló a Efe desde el hospital un empresario español residente en Dacca, de nombre Javier.

El objetivo del ataque es Holey Artisan Bakery-O'Kitchen, un restaurante con panadería más conocido simplemente como Holey y especializado en cocina mediterránea cuyos chefs son dos argentinos y que es frecuentado por la comunidad expatriada y la clase alta bangladesí.

Uno de los chefs argentinos del local, Diego Rossini, se encontraba en el establecimiento en el momento del ataque.

"Están tirando tiros. Por favor, llamad a la Policía. Me he escondido en la terraza", describió Rossini en un foro de una red social, para un par de horas después confirmar por Facebook que estaba "vivo" tras haber conseguido escapar.

Medios bangladesíes y fuentes no oficiales dan cuenta de hasta 20 rehenes en el establecimiento, entre los que figuran extranjeros, aunque ninguna fuente policial confirmó a Efe este extremo.

El ministro italiano de Exteriores, Paolo Gentiloni, informó a través de un mensaje en Twitter de la presencia de varios italianos entre los rehenes, aunque no detalló el número, que informaciones en foros privados de la comunidad expatriada en Dacca sitúan en hasta seis.

"Sigo la situación en Dacca al momento. Ansiedad por los italianos implicados, cerca de sus familias", tuiteó Gentiloni.

El autodenominado Estado Islámico (EI) reclamó la autoría del ataque en un mensaje difundido por su agencia afín Amaq y recogido por la consultoría estadounidense SITE a través de Twitter.

"Más de 20 personas de diferentes nacionalidades han sido asesinadas en el ataque de EI en Dacca", reza la nota.

Los atentados selectivos, generalmente a machetazos, han provocado la muerte de más de 40 personas en los últimos tres años

Varias embajadas extranjeras como las de España y Estados Unidos en Bangladesh difundieron comunicados a través de redes sociales para advertir a sus nacionales de que evitaran la zona.

Fuentes diplomáticas y expertos de seguridad habían advertido a Efe hacía meses de la posibilidad de un ataque coordinado de esta envergadura en Bangladesh, un país de mayoría musulmana que desde 2013 ha sufrido una ola de ataques de corte islamista que se intensificó el año pasado.

Los atentados selectivos, generalmente a machetazos, han provocado la muerte de más de 40 personas en los últimos tres años, entre las que figuran fieles de minorías religiosas como hindúes, cristianos y budistas, seguidores de sectas no adscritas a la rama ortodoxa suní, activistas homosexuales o extranjeros.

Algunas de las acciones terroristas han sido reivindicadas por el grupo yihadista Estado Islámico y otras por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio, si bien las autoridades responsabilizan a grupos autóctonos.

En medio de este auge islamista, la Policía lanzó el pasado junio una operación anti-yihadista que se saldó con miles de detenidos, incluidos cerca de 200 supuestos extremistas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0