En Túnez, los laicos adelantan a los islamistas en el escrutinio de las elecciones legislativas

(EFE).- El partido conservador y laico "Nidá-Túnez" (La Llamada por Túnez) encabeza el escrutinio de las elecciones legislativas celebradas este domingo, según admitieron hoy sus adversarios políticos, los islamistas del Movimiento Al Nahda.

La Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE) anunció que este lunes se comienza a anunciar los resultados oficiales de las elecciones legislativas de cada una de las 27 circunscripciones electorales respectivamente, proceso que se puede prolongar hasta mañana, martes.

Sin embargo, el miembro del comité ejecutivo de Al Nahda, Amor Laridi, dijo a Efe que "un primer análisis de los resultados del 60 por ciento de los colegios electorales que realizó mi partido sitúa a Nidá-Túnez por delante de Al Nahda con una diferencia de al menos 10 escaños a su favor, de los 217 que están en juego.

El diputado islamista añadió que la tendencia coloca a "Nidá-Túnez "en primer lugar de los comicios con alrededor de 69 o 70 escaños y a Al Nahda en segundo lugar, con al menos 60 escaños".

"Si se confirma esa tendencia en el resto de los colegios electorales "Nidá" podría llegar a obtener al menos 80 escaños y Al Nahda alrededor de 69", precisó el político.

Laridi señaló también que la brecha entre los dos principales partidos y el resto "será muy amplia, estimando que el tercero obtendrá entre 13 y 15 escaños".

Los cruciales comicios legislativos terminaron con una alta participación, cercana al 60%, pero en las calles de la capital no hay el menor ambiente electoral ni se ven filas de automóviles o de personas celebrando la victoria de su partido.

La cita electoral para elegir a los 217 miembros de la Cámara de Diputados transcurrió en calma, y ningún incidente violento ha empañado la jornada, algo que era especialmente temido por las autoridades debido a la persistencia de focos yihadistas en las montañas del oeste tunecino, junto a la frontera argelina.

Había temor a alguna acción de los grupos yihadistas pero la cita electoral transcurrió en calma

Había temor a alguna acción de los grupos yihadistas que se esconden en las montañas de El Kef, en esa región fronteriza con Argelia, y que en los últimos meses han protagonizado ataques mortíferos contra policías y soldados.

Para contrarrestarlos, el ministro de Defensa Ghazi Yaribi explicó que el Ejército bombardeó los lugares donde se les supone escondidos, y posteriormente desplegó a paracaidistas en varios puntos de El Kef y Yenduba.

Con ello -dijo Ghazi- el ejército ha tratado de "evitar que se reagrupen, se avituallen y planifiquen ataques para perturbar el proceso electoral".

Además, la frontera con Libia ha estado cerrada desde el viernes pasado, para evitar la entrada en el país de elementos que tratasen de desestabilizar el proceso.

Cada colegio electoral contaba hoy con la presencia de militares y de fuerzas especiales de la policía, armados y con chalecos antibalas. El pasado jueves, la brigada antiterrorista de la policía tunecina, apoyada por el Ejército, en una operación calificada de "preventiva", mató a seis presuntos terroristas (cinco de ellos mujeres) que se atrincheraban en una vivienda en la periferia oeste de la capital, lo que hizo temer una convulsa jornada electoral, que finalmente no se ha producido.

El discurso de toda la clase política es de rechazo frontal al yihadismo y a la violencia, e incluso Al Nahda, que hace dos años contemporizaba con el salafismo, ha optado por alejarse de esta corriente en busca de un consenso nacional con las fuerzas laicas.

De hecho, y sea cual sea el resultado de los comicios de hoy, el discurso de las distintas fuerzas políticas hace pensar en un gabinete de unión nacional, que por un lado supondría calmar el debate político, pero por otro paralizaría la toma de decisiones.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0