Ucrania dividida por el Día de la Victoria soviética sobre la Alemania nazi

Varias personas muestran su disconformidad con la Organización de Nacionalistas Ucranianos durante una marcha para conmemorar en Día de la Victoria en Kiev. (EFE)
Varias personas muestran su disconformidad con la Organización de Nacionalistas Ucranianos durante una marcha para conmemorar en Día de la Victoria en Kiev. (EFE)

(EFE).- Tres años después de la Revolución del Maidán y en pleno conflicto en el este del país, Ucrania asiste dividida a la celebración del Día de la Victoria soviética sobre la Alemania nazi que se conmemora cada 9 de mayo en la mayoría de las antiguas repúblicas de la URSS.

Cientos de veteranos de la Gran Guerra Patria, como se conoce en Rusia y en otros territorios exsoviéticos a la II Guerra Mundial (1939-45), marcharon este martes por el centro de Kiev acompañados por miles de ciudadanos que portaban grandes retratos de sus familiares muertos en esa contienda.

Tuvieron que hacerlo en medio de un espectacular dispositivo de seguridad, escoltados por policías y militares, ante la presencia de cientos de manifestantes que les insultaron, les gritaron "traidores" y "agentes del Kremlin", e incluso les intentaron agredir en algunos casos.

Al paso de la columna frente a la sede de la organización ultranacionalista OUN, bloqueada por la policía para evitar enfrentamientos y provocaciones, algunos radicales tiraron desde las ventanas bombas de humo, botellas de cristal, huevos y patatas contra lo que consideraron una manifestación prorrusa.

Al paso de la columna frente a la sede de la organización ultranacionalista OUN algunos radicales tiraron desde las ventanas bombas de humo, botellas de cristal, huevos y patatas contra lo que consideraron una manifestación prorrusa

El acto, llamado "Nadie será olvidado", emula a las marchas del Regimiento inmortal que se celebran desde hace unos años en Rusia, promovidas por el presidente ruso, Vladímir Putin.

Apostados a las puertas del metro Arsenálnaya, decenas de policías ucranianos rodeaban a todos aquellos que portaban la llamada "cinta de San Jorge", símbolo de la Gran Guerra Patria en Rusia e identificado en Ucrania con la anexión de Crimea y el apoyo de Moscú a los separatistas del este del país.

"Entre toda esta gente no hay ni un solo ucraniano. Todos han sido enviados aquí por el Kremlin. Para los auténticos ucranianos éste no puede ser el Día de la Victoria, porque es una fiesta de los ocupantes (rusos) que han robado a Ucrania, matado a millones de personas y encarcelado a muchos patriotas ucranianos", dijo a Efe Vira Zamial, una de las manifestantes contrarias a la marcha.

A su lado, un joven vestido con uniforme paramilitar aseguró que ha salido a protestar "porque no hay motivos para celebrar nada el 9 de mayo", ya que "aquella guerra contribuyó a la ocupación soviética de Ucrania".

Las autoridades europeístas que dirigen este país desde la revolución del Maidán, con el presidente Petró Poroshenko al frente, celebraron el 8 de mayo sus actos conmemorativos de la guerra contra el nazismo, un conflicto que en el lenguaje oficial de Kiev ya no es la Gran Guerra Patria.

Las marchas en Rusia "son un ejemplo de especulación política con los sentimientos de la gente. Quisiera que me escucharan aquellos ucranianos que han confiado en la sinceridad de sus organizadores", dijo este martes el mandatario ucraniano.

Las autoridades ucranianas celebraron el 8 de mayo sus actos conmemorativos de la guerra contra el nazismo, un conflicto que en el lenguaje oficial de Kiev ya no es la Gran Guerra Patria

"Sí que tuvimos nuestra Gran Guerra Patria. Nosotros combatimos en nuestra guerra, no en la Segunda Guerra Mundial. En 1941 Europa vino a invadirnos, al igual que hizo en 1812 con Napoleón. Ahora nos quieren quitar nuestra Gran Guerra Patria. ¡No podrán! ¡No pasarán!", respondió desde el otro bando, en plena marcha en Kiev, el kievita Ígor Tólstikov.

"Hay tensión por culpa del Gobierno, que ha permitido a los banderovtsi (como llaman en Rusia a los ultranacionalistas ucranianos) hacer lo que quieren. Muchos aquí no están de acuerdo con la política de este Gobierno, que ha traicionado a Ucrania por la geopolítica", dijo otra participante de la marcha.

La exaltación era palpable en ambos bandos: los participantes en la marcha de veteranos gritaban "el fascismo no pasará", en alusión a los argumentos del Kremlin, que acusa al Gobierno de Kiev de haber hecho la revolución de 2014 gracias a grupos radicales neonazis y de enaltecer a polémicos personajes como Stepán Bandera.

Bandera, ideólogo del nacionalismo ucraniano, lideró según Moscú la resistencia armada contra las tropas soviéticas y colaboró supuestamente con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3