Veinte altos funcionarios norcoreanos desertaron al Sur en 2015, según Seúl

Grupo de las fuerzas armadas norcoreanas durante el desfile militar anual. (Pixabay)
Grupo de las fuerzas armadas norcoreanas durante el desfile militar anual. (Pixabay)

(EFE).- Los servicios de inteligencia de Corea del Sur mantienen que 20 altos funcionarios norcoreanos han desertado al país vecino en lo que va de 2015, un número considerablemente mayor al de años anteriores, informó este miércoles el diario Chosun en Seúl.

La mayoría de los desertores son personal diplomático pero también hay algunos que pertenecen a la élite del régimen de Kim Jong-un, según el informe presentado el martes en el Parlamento por el jefe del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS), Lee Byung-ho, y publicado este miércoles por el diario.

Destaca que el número de representantes de Corea del Norte que han optado por desertar al Sur en los primeros 10 meses de este año es superior a los 18 de todo el año 2014 y a los 8 de 2013, según datos del NIS.

Por motivos de seguridad el servicio de inteligencia no revela información sobre la identidad o el cargo de los refugiados, lo que unido al hermetismo del régimen norcoreano hace prácticamente imposible contrastar estos datos.

Corea del Norte rechazó la acusación de Seúl y la vinculó a una supuesta "campaña de falsa propaganda" de los medios para crear la impresión de que hay inestabilidad y terror

En todo caso, el NIS aclaró que ninguno de los veinte desertores alcanzaba el rango del célebre Hwang Jang-yop, expresidente de la Asamblea Popular Suprema (Parlamento) de Corea del Norte que huyó al Sur en 1997 y reveló importantes datos sobre el régimen de los Kim.

El Servicio Nacional de Inteligencia de Seúl ya afirmó el pasado julio que estaban aumentando las deserciones de funcionarios norcoreanos al extranjero en general, y atribuyó el hecho a un supuesto "reinado del terror" impuesto por el joven dictador Kim Jong-un desde que asumió el poder a finales de 2011.

En diciembre de 2013, el joven líder ordenó la ejecución por "traición" a su tío Jang Song-thaek, considerado número dos del régimen, a la que siguió una supuesta purga de su entorno.

Corea del Norte, por su parte, rechazó la acusación de Seúl y la vinculó a una supuesta "campaña de falsa propaganda" de los medios surcoreanos para crear la impresión de que hay inestabilidad y terror en Corea del Norte como un intento de "mancillar la imagen" del país, según expuso en julio la agencia estatal KCNA.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5