Venezuela arranca la primera reunión de la renegociación de su deuda sin avances

Standard & Poors declara en 'default' la parte correspondiente a moneda extranjera por los incumplimientos

S&P sostiene que es menos probable que Venezuela caiga en suspensión de pagos en su deuda en moneda local. (Prensa Presidencial)
S&P sostiene que es menos probable que Venezuela caiga en suspensión de pagos en su deuda en moneda local. (Prensa Presidencial)

(EFE). -El Gobierno venezolano celebró este martes una reunión con tenedores de bonos del país para intentar renegociar la deuda externa, un primer encuentro del que no surgieron acuerdos o propuestas concretas y en el que la llamada revolución bolivariana informó a sus acreedores de sus limitaciones para pagar.

"Hoy Venezuela se encuentra limitada para buscar financiamiento en lo que ha venido siendo históricamente nuestro mercado, encontrándonos frente a la necesidad de plantear nuevas fórmulas para salir de esta complejidad", dijo el vicepresidente del país, Tareck El Aissami, a los inversionistas en Caracas.

Sin embargo, el mensaje oficial del Gobierno de Nicolás Maduro fue que la reunión había sido un éxito.

El mensaje oficial del Gobierno de Nicolás Maduro fue que la reunión había sido un éxito pese a que no se produjo ningún avance en la primera jornada

"El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela quiere informar al mundo que hoy, en el Palacio de Gobierno de Miraflores, se inició con rotundo éxito el proceso de refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela, como estrategia para cumplir cabalmente con nuestras obligaciones", dice un comunicado oficial.

"Calificamos esta reunión, en la que participaron tenedores de deuda venezolana provenientes de Venezuela, Estados Unidos, Panamá, Reino Unido, Portugal, Colombia, Chile, Argentina, Japón y Alemania, como altamente positiva y muy auspiciosa", prosigue el escrito, a pesar de que no se ha explicado qué lleva al Gobierno a considerar que el encuentro haya dado fruto alguno.

Horas después, precisamente, la agencia calificadora crediticia estadounidense Standard & Poors (S&P) rebajó la deuda soberana en moneda extranjera a default después de que incumpliera el abono de los intereses en dos bonos.

La calificadora anunció que la decisión se justifica por el hecho de que las autoridades venezolanas no abonaron 200 millones de dólares de los cupones correspondientes de bonos globales emitidos con vencimiento en 2019 y 2024.

El pago no fue hecho después de que este fin de semana se cumplieran los 30 días del período de gracia. En consecuencia, colocó en grado SD/D ( selective default/default) la deuda soberana de Venezuela a largo y corto plazo en moneda extranjera, según anunció la firma en un comunicado.

El endeudamiento en moneda nacional de largo y corto plazo se mantiene en CCC/C, el grado anterior a suspensión de pagos, pero con una vigilancia negativa en cuando a las perspectivas de que se cumplan los pagos de ese endeudamiento.

S&P cree que hay un 50% de posibilidades de que Venezuela "pueda entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses"

S&P cree que hay un 50% de posibilidades de que Venezuela "pueda entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses", según dijo la calificadora en el comunicado.

La firma señaló que están pendientes de abonar los pagos de otros cuatro cupones dentro del período de gracia, hasta un total de obligaciones pendientes de abono de 420 millones de dólares.

El canal estatal VTV informó de que durante este "primer tramo del proceso de refinanciamiento y renegociación de la deuda" Venezuela reiteró que en los últimos 36 meses ha liquidado más de 73.350 millones de dólares a sus tenedores lo que, según aseguran, los "hace acreedores de un historial intachable que continúa generando confianza".

El Aissami, sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos por "desempeñar un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos", dijo ayer que esta dependencia "actúa como un tribunal inquisidor".

"Quizá la propia inquisición fue más abierta, porque la OFAC sin juicio alguno pretende disminuir nuestra capacidad de relacionamiento con el mundo en nuestro trabajo como Gobierno", prosiguió el vicepresidente en alusión a la imposibilidad que tiene, como los demás sancionados, de reunirse con inversionistas estadounidenses.

El funcionario denunció que la Administración de Donald Trump, que aprobó en agosto las primeras sanciones al sistema financiero venezolano, "acabó con las pocas vías que aún le permitían a Venezuela desenvolverse ampliamente en el mercado financiero internacional".

El Aissami denuncia que estas acciones se enmarcan en una "investida del Gobierno norteamericano orquestada conjuntamente con factores de la oposición venezolana" para crear un "cerco financiero para ahogar la economía"

A su juicio, estas acciones se enmarcan en una "investida del Gobierno norteamericano orquestada conjuntamente con factores de la oposición venezolana" para crear un "cerco financiero para ahogar la economía" nacional, ya sumida en una profunda crisis con hiperinflación y escasez generalizada.

Entretanto, fuentes cercanas a los tenedores de bonos informaron a Efe de la escasa duración del encuentro de este lunes, en el que el Gobierno no presentó ninguna propuesta concreta para el cambio de condiciones de pago que busca y se limitó a hablar de las sanciones de EE UU a las que atribuye parte de sus problemas para financiarse.

La reunión tuvo lugar en el Palacio Blanco de Caracas. Según dijo el presidente Nicolás Maduro, 441 acreedores nacionales, de Europa, Estados Unidos y otras partes del mundo -que supondrían el 91% de los tenedores de deuda venezolana- habían confirmado su asistencia a la reunión.

Ante el silencio del Banco Central de Venezuela (BCV), que no publica datos como la inflación y el PIB desde 2015, portavoces de la oposición y analistas económicos han tomado protagonismo en el país petrolero al publicar datos y proyecciones que revelarían la magnitud del asunto.

441 acreedores nacionales, de Europa, Estados Unidos y otras partes del mundo -que supondrían el 91% de los tenedores de deuda venezolana- habían confirmado su asistencia a la reunión

Tal es el caso del diputado José Guerra, presidente de la Comisión de Finanzas del Parlamento, que estima el total de la deuda venezolana en unos 150.000 millones de dólares, lo que genera, asegura, un pago anual cercano a los 10.000 millones de dólares, "sin incluir lo que se cancela (paga) a China y Rusia" por varios convenios.

Con todo, el total de las reservas internacionales de Venezuela que refleja hoy el BCV en su página web es de 9.681 millones de dólares. El país caribeño llegó a este monto luego de varios desembolsos hechos las últimas semanas en las que el Gobierno realizó varios pagos a sus tenedores antes de solicitar la renegociación.

Por otra parte, la producción diaria de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) bajó en 130.000 barriles en octubre respecto del mes anterior, según cifras de la propia compañía difundidas por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Según estas cifras, PDVSA produjo en octubre 1.995 barriles diarios, por los 2.085 que había producido en septiembre. Los datos de la OPEP muestran que es la primera vez en 28 años que la producción de crudo venezolano baja de los 2 millones de barriles diarios.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7