Dos auditores confirman irregularidades fiscales en que incurrió Rousseff

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, en su primera aparición pública desde que fue separada del cargo. (EFE)
La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, en su primera aparición pública desde que fue separada del cargo. (EFE)

(EFE).- Dos miembros de un organismo auditor del Estado comparecieron este lunes ante la comisión del Senado responsable del juicio contra la mandataria suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, y confirmaron las irregularidades por las que ha sido acusada.

El secretario de Control Externo del Tribunal de Cuentas del Estado, Tiago Alvez Dutra, y el director de Evaluación Gubernamental de ese mismo organismo, Leonardo Albernaz, ratificaron frente a la comisión del Senado cada uno de los cargos que pesan sobre Rousseff, quien puede ser despojada de su mandato en este proceso.

Las acusaciones sostienen que el Gobierno dejó de depositar en la banca pública parte de los montos previstos para seguros de desempleo, subsidios a familias más pobres y créditos agrícolas

Entre otras irregularidades, las acusaciones sostienen, que entre 2013 y 2015, el Gobierno dejó de depositar en la banca pública, usada como agente de pagos, parte de los montos previstos para seguros de desempleo, subsidios a familias más pobres y créditos agrícolas, entre otras obligaciones.

Esos atrasos generaron multimillonarias deudas, que acumularon abultados intereses y, para agravar la situación, fueron omitidas de los resultados presentados por el Gobierno en los dos últimos años, lo cual configuró un "fraude", según lo definió Alvez Dutra.

El funcionario del Tribunal de Cuentas, organismo auditor del Estado, también rechazó la tesis de la defensa de Rousseff, la cual considera que esas irregularidades fueron meras "faltas" o "errores" contables que no podrían llevar a la destitución de la mandataria.

Según declaró Alvez Dutra ante la comisión de senadores, "lo que diferencia el fraude del error es la intencionalidad, y un error tan reiterado sólo puede ser intencional", aseguró en alusión a que las irregularidades se mantuvieron y agravaron durante más de tres años.

La comisión, formada por 21 senadores de todos los partidos con representación en la Cámara Alta, volverá a reunirse mañana, cuando escuchará a los primeros testigos de la defensa.

La fase procesal concluirá a fines de julio, cuando el instructor de la comisión presentará un informe en el que deberá recomendar la destitución de la mandataria o que la causa sea archivada.

La fase procesal concluirá a fines de julio, cuando el instructor presentará un informe en el que deberá recomendar la destitución de la mandataria o que la causa sea archivada

Ese informe será sometido entre los días 1 y 2 de agosto al pleno del Senado, que deberá decidir por una mayoría simple de 41 votos entre sus 81 miembros si la causa prosigue.

Si así fuera, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, quien comparte la responsabilidad del juicio con el Senado, deberá convocar al pleno de la Cámara Alta para una última sesión, que sería a mediados de agosto.

En esa definitiva instancia, Rousseff será destituida si así lo decide una mayoría calificada de dos tercios de los senadores (54 votos).

En ese caso, el presidente interino, Michel Temer, que sustituye a Rousseff desde el pasado 12 de mayo, debería completar el mandato que vence el 1 de enero de 2019.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5