El batallón LGTB que está derrotando al ISIS en Siria

“Estos maricones matan fascistas” con esta pancarta hacía su aparición el pasado martes en Twitter la formación del Ejército de Liberación e Insurrección Queer. (Twitter)
“Estos maricones matan fascistas” con esta pancarta hacía su aparición el pasado martes en Twitter la formación del Ejército de Liberación e Insurrección Queer. (Twitter)

“Estos maricones matan fascistas” con esta pancarta hacía su aparición el pasado martes en Twitter la formación del Ejército de Liberación e Insurrección Queer (TQILA, por sus siglas en inglés).

Es el primer batallón formado por homosexuales que combaten contra ISIS y el primero en las filas de las Fuerzas de la Guerrilla Popular Revolucionaria Internacional (IRPGF), un movimiento anarquista formado por voluntarios extranjeros que viajaron al norte de Siria para luchar contra ISIS. Las IRPGF son aliadas de las Unidades de Protección Popular kurdas, YPG y, por lo tanto, combaten junto a la coalición internacional.

Pero, ¿cuál es el origen de esta nueva milicia? “Las imágenes de hombres gays arrojados de los techos y apedreados hasta la muerte por ISIS no era algo que podíamos ver impunemente”, anunció el comunicado del grupo.

“Las imágenes de hombres gays arrojados de los techos y apedreados hasta la muerte por ISIS no era algo que podíamos ver impunemente”, anunció el comunicado del grupo

La homosexualidad es ilegal en los territorios controlados por ISIS y castigada con la pena capital. Durante años, han sido numerosos los vídeos que la organización terrorista ha publicado y en los que se ha torturado y asesinado a homosexuales, en ocasiones en ejecuciones públicas y otras veces lapidados o lanzando directamente a las víctimas desde un tejado.

En estos seis años de conflicto el debate sobre cuestiones de género ha sido continúo en Oriente Próximo. Sin embargo, el proyecto kurdo, que defiende la emancipación de las mujeres, ha demostrado ser el más exitoso en la lucha contra la organización terrorista. Las YPJ, han tenido un papel clave desde la primera línea del frente y han participado de forma activa en la liberación de las zonas controladas por ISIS. Las combatientes se han convertido en la inspiración de mujeres árabes y kurdas en todo el mundo. Pero, ahora ha llegado el turno de la comunidad LGTB.

Tras años de perfeccionamiento en combate, este nuevo batallón pretende escribir un nuevo capítulo en la historia de Oriente Próximo. Un gran batallón de homosexuales izará su bandera cuando ISIS haya sido derrocado, aseguran los miembros de TQLIA. Si bien el número de efectivos con los que cuenta la unidad no es anunciado por motivos de seguridad: “muchos de nuestros compañeros están dentro de la comunidad LGBTQI+, y ya estamos en el frente, peleando en Raqqa”, asegura Heval Rojhilat, portavoz del TQILA.

Un gran batallón de homosexuales izará su bandera cuando ISIS haya sido derrocado, aseguran los miembros de TQLIA

Combaten aunque de forma independiente. Funcionarios kurdos que dirigen la ofensiva se desligaron del grupo el pasado miércoles a través de un comunicado: “nosotros, en las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), al tiempo que hacemos hincapié en nuestro profundo respeto por los derechos humanos, incluyendo los derechos de los homosexuales, negamos la formación de tal batallón dentro del marco de nuestras fuerzas”, afirmó Mustafa Bali, portavoz de las SDF.

Aunque las Fuerzas Democráticas Sirias hayan ganado fama a lo largo de estos años por promocionar una formación militar femenina y educar a sus combatientes en los valores socialistas y el feminismo, la aceptación de la homosexualidad es algo para lo que aún no están preparados en la región. Por su parte, Rojhilat, reivindicó de nuevo el rol del grupo en la ofensiva: “creemos como queers -expresión que designa despectivamente a quien se considera 'raro' y con la que ironizan- en Oriente Próximo que este es uno de los actos más radicales que podemos hacer: anunciar que estamos aquí a las personas y gobiernos que continúan negando nuestra existencia”.

A través de las redes sociales TQILA está llevando, además, una campaña de concienciación enfocada a todas aquellas comunidades que discriminan a los homosexuales. Sus mensajes hacen hincapié en que “la homosexualidad no es una enfermedad y que estas personas no son antinaturales” y alaban la participación de militantes extranjeros a su causa: “conocemos a muchos musulmanes, judíos, cristianos, hindúes, busdistas...que empatizan y están abrazando a la unicidad”.

_______

Nota de la Redacción: Este artículo ha sido publicado originalmente el viernes 28 de julio en el diario digital español bez.es

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 28