La candidata a jefa de la diplomacia de la UE ve necesario apoyar pequeñas reformas en Cuba

La candidata al puesto de jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), la italiana Federica Mogherini, se mostró este lunes a favor de apoyar las "pequeñas reformas" económicas impulsadas por Cuba, y afirmó que está abierta a iniciar con La Habana un diálogo constructivo sobre derechos humanos.

Mogherini, propuesta para sustituir a la británica Catherine Ashton en el marco de renovación del Ejecutivo de la UE, fue interrogada sobre la negociación de un acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba en el escrutinio al que la sometió el Parlamento Europeo (PE) para evaluar si es apta para el cargo.

La candidata italiana aseguró que espera volver a la Eurocámara "dentro de pocos meses" para hablar de los "pasos ulteriores" del seguimiento del acuerdo y hacer partícipes de ese proceso a los eurodiputados.

"Sí puedo decirles ya, ahora, que es necesario apoyar estas pequeñas reformas económicas que se están produciendo por parte de las autoridades" cubanas, indicó, a la vez que precisó que "se podría hacer mucho más sin duda alguna".

En cambio, afirmó que "a nivel económico y político sobre todo, nuestro deber es alentar y hacer todo lo posible para que se incentiven estas reformas y se lleven a cabo con mayor determinación".

"Estoy dispuesta a iniciar un diálogo constructivo sobre derechos humanos con las autoridades cubanas", aseveró Mogherini, y confió en que ese intercambio pueda realizarse también a través del representante especial para los Derechos Humanos de la UE.

La UE aprobó el pasado 10 de febrero el mandato para abrir la negociación del primer acuerdo bilateral con Cuba, tras constatar "cambios" en áreas de la economía y las estructuras sociales de la isla, y desde entonces ya se han celebrado dos rondas negociadoras.

Cuba es el único país de América Latina con el que la UE no tiene un acuerdo bilateral y al que aplica desde 1996 la llamada "posición común", una política restrictiva muy criticada por La Habana y que condiciona las relaciones con la isla a avances democráticos y en materia de derechos humanos.

La UE ha asegurado que mantendrá esa posición común mientras se negocie el nuevo acuerdo y teniendo en cuenta que, para que sea retirada, es necesario un acuerdo unánime de los 28 Estados miembros.

Para los europeos, el objetivo del acuerdo es profundizar sus relaciones con La Habana, acompañar las reformas emprendidas por la isla y fomentar mayor respeto por los derechos humanos en el país.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1