Las candidatas iraquíes se levantan contra los ataques machistas

La Constitución iraquí reserva el 25% de los 328 escaños del Parlamento a las mujeres. Concurren a los comicios cerca de 2.000 candidatas, entre los 7.187 aspirantes

Las candidatas iraquíes se enfrentan a ataques de los más extremistas. (EFE)
Las candidatas iraquíes se enfrentan a ataques de los más extremistas. (EFE)

(EFE).- Las mujeres que se han presentado como candidatas a las elecciones parlamentarias de Irak se están levantando contra una serie de ataques machistas que intentan socavar su participación en los comicios del próximo 12 de mayo.

Las candidatas han afrontado actos de vandalismo, pintadas ofensivas contra sus carteles electorales y campañas difamatorias en internet.

Varias aspirantes se han retirado de la contienda para evitar males mayores a su reputación, entre ellas Intidhar Yasim, candidata de la coalición del primer ministro, Haidar al Abadi, que dejó la campaña después de que se publicara en internet un vídeo sexual, que según ella es falso.

"No nos interesa quien no tiene moral, seguimos en nuestro trabajo. (...) Esta campaña de descrédito no va a excluirnos"

A pesar de la campaña sistemática contra muchas mujeres, situación que ha llegado a alarmar a la ONU, muchas candidatas se mantienen firmes frente a los intentos de intimidación.

"No nos interesa quien no tiene moral, seguimos en nuestro trabajo. (...) Esta campaña de descrédito no va a excluirnos", asevera a Efe la diputada Ashuak Salem, sin miedo a plantar cara a las campañas de descrédito.

Salem, candidata por la provincia de Saladino, explica que "la mujer iraquí es una de las mujeres árabes fuertes", por lo que las candidatas aceptan el "desafío" que le plantean los ataques machistas y continuarán su "reto en el campo político".

No obstante, asegura que, si es reelegida, propondrá que se establezcan controles por ley para limitar la difusión de noticias falsas y para castigar a los difamadores.

En cualquier calle de Bagdad se pueden encontrar carteles de candidatas rasgados, tachados, agujereados o mancillados con pintadas de bigotes o frases ofensivas.

Según observadores de las elecciones, estas campañas difamatorias tienen el objetivo de aterrorizar a las candidatas, obligarlas a retirase de la campaña y excluirlas de la política.

La candidata independiente por Bagdad Sameiya al Yaburi dice que "quien intenta tener como blanco a las mujeres de esta forma inmoral", "seguramente es un extremista"

La Constitución iraquí reserva el 25% de los 328 escaños del Parlamento a las mujeres. Concurren a los comicios cerca de 2.000 candidatas, entre los 7.187 aspirantes, y hay 19 mujeres en posición de cabeza de lista.

La candidata independiente por Bagdad Sameiya al Yaburi dice que "quien intenta tener como blanco a las mujeres de esta forma inmoral", "seguramente es un extremista", por lo que las autoridades deberían de "hacerles frente" y castigarlos.

Al Yaburi subraya que "la mujer iraquí ha sufrido y aguantado muchísimo, y ahora le toca a desempeñar un papel de liderazgo", por lo que invita a dejar de lado "cuestiones de poca importancia" como esta, para centrarse en "lanzar una campaña contra los corruptos".

Las acciones de descrédito contra las mujeres han motivado la condena por parte de embajada de EE UU y del representante de la ONU para Irak, Ján Kubis, que han alertado del peligro que entrañan estos ataques para la limpieza e imparcialidad del proceso electoral.

La diputada Rizan Shij Delir, miembro del comité parlamentario para la Mujer y la Familia, denuncia la campaña de intimidación en un comunicado de varias páginas en Facebook, en el que también señala al Gobierno por "quedarse en silencio ante las ofensas a las mujeres".

El analista político Nazem al Yaburi manifiesta a Efe que, a pesar de la cuota femenina en el Parlamento, los proyectos legislativos elaborados desde la caída de Sadam Husein en 2003 "se enfocaron sobre otros asuntos" y no procuraron cambiar la realidad de la mujer iraquí, por lo que su situación ahora es incluso peor que antaño.

La diputada Rizan Shij Delir señala al Gobierno por "quedarse en silencio ante las ofensas a las mujeres"

"Como se sabe, la mujer iraquí sufrió mucho por la marginación a lo largo el periodo pasado. Este sufrimiento aumentó después de 2003", comenta.

Al Yaburi explica que la campaña de difamación se ha agudizado en las elecciones de 2018 porque los propios partidos, en búsqueda de votos, han convertido la belleza en un criterio de selección de las candidatas.

"Los presidentes de las coaliciones quisieron cambiar las caras viejas con otras más frescas y vitales", arguye el analista.

Esto también se ha plasmado en que las mujeres aparezcan en los carteles vestidas a la occidental, maquilladas y sin velo.

En elecciones pasadas, las candidatas solo ponían sus nombres y el número de la lista o, como mucho, publicaban imágenes con velo y, generalmente, acompañadas en la foto de algún familiar varón.

__________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0