Un cauto Francisco en Cuba descubre su éxito de masas en Estados Unidos

Papa Francisco en Filadelfia. (Twitter)
Papa Francisco en Filadelfia. (Twitter)

(EFE). -El papa Francisco terminó hoy un largo viaje a Cuba y Estados Unidos marcado por la cautela en la Isla y el descubrimiento de la intensa atracción que provoca en Estados Unidos, donde protagonizó momentos históricos.

Al viaje más largo de Bergoglio parecía haberle marcado sin duda el acercamiento propiciado por el Vaticano entre los dos países y el papa llegó a una Cuba en la que la Iglesia, que ya puede construir templos en ella, fue hasta anfitriona del presidente Raúl Castro en todas las misas que ofició el papa.

El pontífice protagonizó eventos multitudinarios en ambos países entre patentes medidas de seguridad, dispuestas sin embargo por las autoridades respectivas posiblemente con propósitos diversos: control oficial en la Isla, preocupación por el orden público en el rico vecino del norte.

En Cuba Bergoglio celebró misas multitudinarias, mantuvo contactos con jerarquía eclesiástica y religiosa, honró a la patrona de la Isla y contemporizó con los hermanos Castro, pero el papa claro pareció confuso cuando se trató de mostrar también cercanía con la disidencia.

Bergoglio no tuvo un gesto con los opositores al régimen cubano y no se entienden, de momento, las razones de la ausencia de contactos con la disidencia

Bergoglio no tuvo un gesto con los opositores al régimen cubano -no estaba previsto, aseguró- y no se entienden, de momento, las razones de la ausencia de contactos con la disidencia, que el Vaticano pareció no gestionar cómodamente.

Discursos medidos, pero con intención y con llamamientos a poner al hombre por delante de las ideologías -en un país con partido único que gobierna desde hace más de sesenta años- dominaron una visita que en realidad fue muy breve.

En Estados Unidos, país que el papa visitaba por primera vez en su vida, el Bergoglio que dice no sentirse una estrella pudo haber visto los enormes carteles con su imagen que vendían al líder católico en fachadas de Manhattan y Nueva York le organizó una misa como solo esa ciudad puede preparar, en pleno Madison Square Garden, al lado de Broadway.

El Congreso, reunido en sesión conjunta ante la que nunca había hablado un papa, la sede de Naciones Unidas -con un discurso también sin precedentes- la "zona cero" y una escuela de inmigrantes hispanos en Harlem proporcionaron a Bergoglio los baños de masas que quizá no busque pero que sin duda atrae.

Pero el pontífice envió en Washington, Nueva York y Filadelfia las señales claras que se esperaban de él en relación a los casos de pederastia que tanto han mermado la atracción por la Iglesia católica en Estados Unidos.

Instó a los obispos a que "nunca más" se reproduzcan esos casos, reiteró la "vergüenza" que provocan en la Iglesia y sus miembros al llegar a Nueva York y finalmente se reunió con algunas víctimas; hasta reveló que algunos obispos están implicados.

Navegó con habilidad entre las luchas partidarias internas en un país en el que su pontificado suscita más adhesiones entre los demócratas que en los republicanos

Navegó con habilidad entre las luchas partidarias internas en un país en el que su pontificado suscita más adhesiones entre los demócratas que en los republicanos, pero salió airoso a pesar de la resistencia de estos a aceptar la encíclica de Bergoglio sobre medio ambiente que citó discurso tras discurso.

Fue en Naciones Unidas, no en la próxima Wall Street, donde el papa lanzó sus críticas al mundo de las finanzas, pero era en la misma ciudad y, a buen entendedor, buenas palabras bastan.

Francisco fue práctico en Estados Unidos: las cifras de católicos bajan (los casos de pederastia fueron devastadores, la cuestión del rechazo de la Iglesia al matrimonio entre homosexuales no preocupa tanto a una sociedad progresivamente más abierta a ellos) y el mensaje no puede ser excluyente.

El mismo día en que se despedía, dio una de cal y otra de arena: por la mañana admitió que el matrimonio cristiano ya no coincide con el civil y por la tarde ofició la misa con la que clausuró el Encuentro Mundial de las Familias.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7