El escándalo de corrupción en Brasil llega hasta la empresa que modernizó el Puerto del Mariel

La policía detiene a un exdirector de Petrobras y los ejecutivos de nueve importantes empresas nacionales

(EFE).- El escándalo que sacude Brasil desde hace varios meses por desvíos millonarios en la petrolera Petrobras, la mayor empresa del país, se agravó este viernes con el arresto de un exdirector de la estatal y de ejecutivos de nueve importantes empresas nacionales, entre las cuales se encuentra la constructora  Odebrecht, empresa que modernizó el Puerto del Mariel.

El exdirector de Servicios de Petrobras, Renato Duque, fue detenido en Río de Janeiro en una nueva fase de la operación de la Policía Federal conocida como Lava Jato, iniciada en marzo y que este viernes movilizó a 300 agentes en seis Estados brasileños para cumplir 85 órdenes de captura.

En total fueron arrestados 17 ejecutivos, entre ellos los presidentes de tres de las constructoras más importantes de Brasil: José Aldemario Pinheiro Filho (de OAS), Ildefonso Colares Filho (de Queiroz Galvao) y Dalton dos Santos Avancini (de Camargo Correa). La policía hizo incautaciones de material informático y pruebas en las sedes de las siete mayores constructoras del país.

Petrobras está en el centro de las investigaciones de la operación y, según las autoridades, el esquema de corrupción movilizó en términos de lavado de dinero y de sobrefacturación unos 10.000 millones de reales (unos 3.850 millones de dólares).

En el marco de las investigaciones sobre lavado de dinero, la Policía Federal detuvo hace unos meses al exdirector de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa, quien aceptó colaborar con la justicia a cambio de una reducción de condena. Costa, quien durante años fue uno de los principales ejecutivos de la empresa, denunció un aumento ilegal del precio de varias obras y operaciones de compra de refinerías, además de cobros adicionales en contratos con terceras empresas, con el objetivo de alimentar una red de sobornos a políticos y partidos. En su declaración, delató a supuestos beneficiarios de la red de corrupción y reveló tener conocimiento de irregularidades practicadas en la Dirección de Servicios de Petrobras en la época en la que Renato Duque tenía el control.

Además de Duque, la operación de este viernes tuvo como blanco ejecutivos de las principales empresas acusadas de ofrecer sobornos equivalentes al 3% de cada contrato que, según Costa, eran pagados a directivos de Petrobras. Entre los detenidos figuran ejecutivos de las constructoras  Odebrecht, Mendes Junior, Iesa, OAS, Camargo Correa, Queiroz Galvao y UTC.

El Tribunal de Cuentas de Brasil calcula que los desvíos en Petrobras le costaron a las arcas públicas unos 1.150 millones dólares en los últimos años

La Justicia del Estado brasileño de Paraná, responsable del proceso, ordenó el bloqueo de aproximadamente 720 millones de reales (unos 277,2 millones de dólares) en bienes de propiedad de 36 de los investigados.

El escándalo de corrupción de Petrobras fue uno de los temas más debatidos en la campaña electoral para los comicios del mes pasado, en los cuales fue reelegida la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien llegó a ser acusada por una revista de conocer el esquema de corrupción junto con su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva.

En medio de esta novela, Petrobras anunció el jueves que solo divulgaría sus resultados trimestrales en diciembre ante la posibilidad de que tenga que ajustarlos por los desvíos, aunque este viernes se retractó debido a la negativa reacción del mercado por las dudas generadas entre los inversores.

La empresa anunció que el próximo lunes presentará sus resultados en el tercer trimestre aunque no hayan sido revisados por los auditores externos que contrató para determinar si los desvíos descubiertos en los últimos meses afectaron sus finanzas y admitió que pasa por un momento único en su historia debido a las investigaciones de millonarios desvíos que pueden afectar sus resultados.

Subrayó, además, que espera "alcanzar una mayor profundidad en las investigaciones de las empresas independientes de auditoría" que le permitan realizar "eventuales ajustes en las demostraciones contables generadas por las denuncias y las investigaciones".

El Tribunal de Cuentas de Brasil calcula que los desvíos en Petrobras le costaron a las arcas públicas cerca de 3.000 millones de reales (unos 1.150 millones dólares) en los últimos años.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11