Científico experto en ébola descarta una gran epidemia fuera de África

El brote ha infectado a 1.323 personas, de las cuales 729 han muerto

(EFE).- El científico belga Peter Piot, integrante del equipo que descubrió el virus del ébola, descartó la posibilidad de una gran epidemia fuera de África y pidió que vacunas y tratamientos experimentales, que han resultado efectivos en animales, sean probados en humanos.

"Incluso si una persona portadora del virus del ébola viajase a Europa, no creo que se produjera una gran epidemia", dijo Piot en declaraciones publicadas hoy por el diario belga "Le Soir".

"No es preocupante que un portador del virus se siente en el metro a tu lado, ya que es una infección que requiere de un contacto muy directo", como por ejemplo el vómito, señaló el científico belga, actualmente director de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical.

Del mismo modo, el virólogo del Instituto Pasteur Jean-Claude Manuguerra mostró su "poca preocupación" por la propagación del ébola en los países occidentales, y aseguró que "es absolutamente improbable que comience una epidemia".

Lo importante en este caso, según el doctor Manuguerra, es que "la epidemia se contenga" en los tres países afectados (Guinea, Liberia y Sierra Leona) y "no se propague a los países vecinos y en particular al resto de África occidental".

La actual epidemia del virus del ébola se declaró a principios de este año en Guinea, antes de extenderse a Liberia y luego a Sierra Leona. Según el último recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el brote ha infectado ya a 1.323 personas, de las cuales 729 han muerto.

La enfermedad -que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 por ciento.

Entre los síntomas figuran fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza y de garganta, además de vómitos o diarrea, mientras que en casos extremos puede haber hemorragias internas.

"Los desafíos extraordinarios requieren medidas extraordinarias", afirmó hoy el presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, tras decretar "el estado de emergencia pública" en su país, donde ya se han registrado 533 contagios y 233 fallecidos por la enfermedad, según la OMS.

Entre estas acciones excepcionales, que se aplicarán inicialmente durante un periodo de entre 60 y 90 días, se encuentra un Plan de Respuesta Nacional cuya aplicación supondrá que "todos los epicentros de la enfermedad se pongan en cuarentena".

Las reuniones en lugares públicos también se limitarán en Sierra Leona y se aplicarán nuevos protocolos de actuación para la llegada y salida de pasajeros en el Aeropuerto Internacional Lungi, próximo a Freetown y el más importante del país.

Inmersa en su "lucha nacional" contra el ébola, Sierra Leona todavía lamenta la muerte de su "héroe nacional", Umar Khan, el médico líder en la batalla contra la enfermedad, que falleció este martes tras ser infectado por el virus que él mismo combatía.

Liberia también tomó nuevas medidas para enfrentar lo que considera una "emergencia nacional" que ya ha causado 156 víctimas mortales en el país. "Sin excepciones, todas las escuelas serán cerradas a la espera de nueva orden por parte del Ministerio de Educación", anunció la presidenta liberiana, Ellen Johnson Sirleaf.

El Gobierno liberiano también decretó para mañana un "descanso obligatorio" para todos los trabajadores públicos "no esenciales", después de que ayer un funcionario muriera supuestamente contagiado por el virus.

Este descanso, explicó, será utilizado para desinfectar todas las instalaciones públicas.

Estas no son las primeras acciones que pone en marcha Liberia para combatir el virus, ya que el pasado fin de semana anunció el cierre de parte de sus fronteras, con la excepción de los aeropuertos y algunos de los principales puntos de entrada al país.

Además, el Ministerio de Sanidad liberiano estudia la incineración de todas las víctimas del virus para evitar la manipulación de los cadáveres y la contaminación de las fuentes de agua.

El ébola ha llegado a Nigeria, el país más poblado de África, donde hace una semana se registró la primera muerte a causa de la enfermedad. Desde entonces, Nigeria ha suspendido los vuelos procedentes de Liberia y Sierra Leona para intentar frenar la propagación del ébola, mientras otros países africanos, como Kenia, ya han empezado a aplicar nuevos protocolos en sus fronteras para contener el virus.

Más allá del continente africano, algunos líderes internacionales empiezan a contemplar la propagación del ébola como un peligro real que puede llegar a afectar a sus ciudadanos.

Así, el presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró que está siendo informado "regularmente" sobre la evolución de la epidemia, después de que se confirmara la muerte de un estadounidense en Nigeria tras contraer el virus en Liberia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1