El físico español Javier Santaolalla, un youtuber de la ciencia

En 2015 cuando montó su primer video en su canal de YouTube “Date un Voltio”

En 2015 cuando montó su primer video en su canal de YouTube “Date un Voltio”. (EFE)
En 2015 cuando montó su primer video en su canal de YouTube “Date un Voltio”. (EFE)

(EFE).- Los títulos que tiene, entre ellos un doctorado en Física, le permitirían sobresalir en un centro de investigación mundial, pero el científico español Javier Santaolalla decidió que su tarea sería sacar la ciencia de los centros de enseñanza para llevarla a la gente.

Y lo ha logrado a base de mucho trabajo y de convertirse en un divulgador científico para lo cual apela a escribir libros, "El método convencional", y al "Método innovador": se volvió youtuber.

Fue en 2015 cuando montó su primer vídeo en su canal YouTube "Date un Voltio" y luego, en la misma plataforma creó "Date un vlog", en donde ha reunido unas 150 piezas científicas que suman más de 12 millones de reproducciones, cifra nada despreciable para temas tan densos como los agujeros negros, la materia y la antimateria, entre otros.

"Me di cuenta que la ciencia no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad, no por culpa de la sociedad sino porque no había científicos para acercarse a la gente", asegura Santaolalla en una entrevista con Efe.

"Me di cuenta que la ciencia no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad, no por culpa de la sociedad sino porque no había científicos para acercarse a la gente"

Y es que Santaolalla (Burgos, 1982) es un convencido de que si a la gente se le explican los descubrimientos científicos más intrincados en un lenguaje sencillo todo se podrá entender y no se verá a la ciencia como un campo al que solamente puedan ingresar genios.

"Lo que busca un divulgador científico, como es mi caso, es resolver dudas, dar explicaciones pero también motivar a las personas para que se interesen por la investigación, por la lectura, por el conocimiento", insiste Santaolalla, quien de paso asegura que "nací físico, y me hice ingeniero".

Pese a su título, ingeniero en telecomunicaciones, con experiencia laboral en satélites en la agencia del espacio francesa (CNES), reconoce que su niñez no fue diferente a la de muchos chicos pues jugaba al fútbol, montaba en bicicleta y "no era especialmente reflexivo".

Sin embargo, un buen día descubrió, tardíamente, como él mismo lo dice, su vocación por la ciencia y ahí comenzó todo.

De las más grandes satisfacciones que ha tenido este divulgador, porque le gusta que lo llamen así, fue haber formado parte del grupo de científicos que colaboró en el descubrimiento de bosón de Higgs, la llamada "partícula de Dios", realizado en El Centro Europeo de Física de Partículas (CERN), en Suiza.

El bosón de Higgs, descubierto en 2012 por el físico británico Peter Ware Higgs, era la última pieza que faltaba por descubrir en el Modelo Estándar de la física moderna, que ofrece la mejor explicación sobre las partículas fundamentales conocidas y las fuerzas que las regulan.

"En ese descubrimiento Higgs es el genio, pero detrás de ese genio estuvieron más de dos mil personas y cada una aportaba lo que tenía para crear ese experimento. Se necesitan mentes brillantes para esos descubrimientos, pero también gente con otros talentos que son fundamentales para que todo llegue a un final feliz", asegura.

De su nuevo trabajo como youtuber, el científico considera que lo más importante es que puede estar más cerca de la gente y que contrario a lo que se puede suponer, hay sed de aprendizaje pese a que los Gobiernos invierten poco o recortan los presupuestos.

De su nuevo trabajo como youtuber, el científico considera que lo más importante es que puede estar más cerca de la gente

Para él, una de las cosas que más lo motiva a seguir en esa plataforma es que su público busca orientación e interesarse de tal manera que puede seguir el camino de la ciencia.

También le llama la atención el hecho de que los temas más recurrentes, cuando le hacen preguntas, son los relacionados con los viajes teletransportados o los viajes al pasado.

"Pareciera que hubiésemos hecho algo malo en ese tiempo y buscáramos regresar a remediarlo", dice entre risas.

De momento, Santaolalla remata en Colombia su gira en la que promociona varios de sus libros, dicta conferencias, visita colegios y acude a congresos de innovación científica.

Además, toma apuntes a los que piensa dar forma en un libro dirigido a gente joven en el que responderá cuestiones que no ha podido resolver en otras publicaciones ni en sus vídeos.

También prepara una canción relacionada con la ciencia y otro libro ilustrado con "ciencia disparatada", que se unirá a los ya publicados "El bosón de Higgs no te va a hacer la cama", "Cómo explicar física cuántica con un gato zombi" e "Inteligencia física", entre otros. 

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0