La expulsión de los diplomáticos cubanos afectará los viajes a la Isla

La salida del personal estadounidense dejó en vilo a miles de personas que esperaban en La Habana un visado y la expulsión de los diplomáticos en Washington afectará a los cubanos que viven en Estados Unidos

Atrapados en medio de una batalla que no es la suya, así definían este martes Yoendrys Larrañaga y Aarón Díaz la situación de los cubanos a ambos lados del estrecho de Florida.

Ambos han seguido de cerca la tensión producida por los presuntos ataques acústicos en La Habana contra diplomáticos estadounidenses, que supuso la salida del 60% del personal de la embajada de EE UU en la capital de la Isla y la expulsión de Washington de 15 funcionarios cubanos este martes.

Junto a esta última medida, el Departamento de Estado también ha revelado que se ha confirmado la víctima número 22 de los misteriosos ataques que, a pesar de las investigaciones cubanas y estadounidenses en el terreno, todavía no se ha podido determinar quién las llevó a cabo ni cómo se produjeron.

"Nadie sabe qué sucedió en realidad en La Habana con los ataques acústicos, lo que sí tengo claro es que los cubanos no tenemos la culpa de las acciones de ese Gobierno", dice exaltado Díaz a las afueras de un mercado en Miami.

Cuba exige a sus ciudadanos que hayan permanecido más de 24 meses fuera del territorio nacional una "habilitación" del pasaporte para poder regresar a la Isla

La salida del personal estadounidense dejó en vilo a miles de personas que esperaban en La Habana un visado para viajar al país vecino y la expulsión de los diplomáticos destacados en Washington afectará a los cubanos que viven en Estados Unidos cuando quieran viajar a la Isla.

El canciller Bruno Rodríguez, dijo en una rueda de prensa este martes en La Habana que con la expulsión de los diplomáticos cubanos la situación del consulado de la Isla en Washington era " de extraordinaria precariedad".

"Solo ha quedado un solo funcionario en Washington", aseveró el ministro quien responsabilizó a Estados Unidos del deterioro de las relaciones diplomáticas y dijo que la decisión de EE UU de retirar a los funcionarios cubanos era "infundada". 

Cuba exige a sus ciudadanos que hayan permanecido más de 24 meses fuera del territorio nacional una "habilitación" del pasaporte para poder regresar a la Isla, incluso de visita. Otros trámites que realiza la embajada en Washington son la renovación del pasaporte, con un costo de 350 dólares, y las prórrogas del documento que se tienen que realizar cada dos años y cuyo trámite cuesta 190 dólares.

Yuleika Pérez, gerente de Tocororo Travel, una agencia de viajes y tramitaciones en Miami, cree que la expulsión de los funcionarios, así como las advertencias de viajes a Cuba "tendrán un impacto directo en los negocios y en la comunidad cubana del sur de Florida".

"La embajada de Cuba en Washington no funciona de una manera normal, aún después del restablecimiento de relaciones", dice Pérez, quien se hace eco de las demandas del Gobierno cubano que siempre ha dicho que necesitaba más personal para procesar las miles de solicitudes para viajar a la Isla.

El consulado de Cuba en Washington atiende personalmente solo a quienes realizan trámites de emergencia, como los visados humanitarios

El consulado de Cuba en Washington atiende personalmente solo a quienes realizan trámites de emergencia, como los visados humanitarios. El grueso de las gestiones relacionadas con pasaportes, visados y habilitaciones son hechas por agencias mayoristas que a su vez subcontratan a otras compañías que atienden a los clientes en ciudades como Miami y Tampa.

Todo este enmarañado procedimiento es el responsable de que los trámites consulares se demoren al menos dos meses. "Antes de la reanudación de las relaciones diplomáticas, la demora era en torno a un año. Probablemente volverá a ocurrir algo similar para los trámites consulares", opina Pérez.

La empleada también teme por los miles de puestos de trabajos relacionados con los trámites para viajar a la Isla.

"Tanto que la embajada se quede sin personal como las alertas que el Departamento de Estado ha hecho para que ciudadanos norteamericanos no viajen a Cuba es un peligro para nuestros puestos de trabajo porque el flujo de viajes caerá", explica.

Las agencias de viajes y trámites consulares relacionadas con Cuba han crecido tras la reanudación de relaciones diplomáticas entre ambos países. Antes del deshielo diplomático entre la Isla y EE UU, ahora paralizado, se estimaban en más de 300 las empresas de este tipo que brindaban servicios bajo la licencia de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), que depende del Departamento del Tesoro.

El deshielo diplomático entre ambos países trajo consigo un 'boom' turístico que ahora se verá amenazado

El deshielo diplomático entre ambos países trajo consigo un boom turístico que ahora se verá amenazado. Según cifras de The Havana Consulting Group solo en el primer semestre de 2017 se realizaron 8.287 vuelos a Cuba, casi un 180% más en comparación con el mismo periodo del año anterior y casi cuatro veces superior a la cifra de igual período en 2014.

En 2016, más de 600.000 personas viajaron de Estados Unidos a Cuba, de ellos 329.000 cubanos y 284.937 estadounidenses.

Tras conocerse el pasado viernes la salida del personal norteamericano de La Habana, Josefina Vidal, la directora para EE UU de la Cancillería cubana, calificó de "precipitada" la decisión del Departamento de Estado" y dijo que la salida de los diplomáticos afectaría las relaciones bilaterales.

Vidal recalcó que el Gobierno cubano "no tiene responsabilidad alguna" con los ataques acústicos y cumple "seria y rigurosamente" sus obligaciones con la Convención de Viena sobre protección de diplomáticos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0