La inseguridad, el nuevo reto del gran Buenos Aires

Un paisaje del Gran Buenos Aires. (Gobierno Argentino)
Un paisaje del Gran Buenos Aires. (Gobierno Argentino)

(EFE).- La inseguridad invadió las calles argentinas. Con seis muertos en las últimas dos semanas en la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país, los vecinos reclaman seguridad y desconfían de la policía.

Un niño de tres años, una pareja de jubilados, una mujer con su bebé sobreviviente, un chófer de autobús y un comerciante fueron las víctimas fatales de la última ola de inseguridad que tiene entre sus afectados al hijo de la diputada Margarita Stolbizer, una de las más mediáticas, que fue secuestrado hace un mes.

Esos hechos, que alcanzan a toda la población sin excepción, han sido una llamada de atención a las autoridades sobre un problema que azota al país ya hace tiempo.

Según un estudio de la Universidad Católica de Argentina, en 2016 "el 26,4% de los hogares sufrió un delito común contra la persona o la propiedad".

El informe del Ministerio de Seguridad correspondiente a 2015 contabilizó 10.500 muertos y heridos con una tasa de 6,6 homicidios por cada 100.00 habitantes.

En consecuencia se han sucedido distintas protestas en las últimas semanas bajo el lema: "no se puede vivir con miedo".

Según un estudio de la Universidad Católica de Argentina, en 2016 "el 26,4% de los hogares sufrió un delito común contra la persona o la propiedad"

Una de las localidades de la provincia de Buenos Aires más afectadas por la violencia es Lomas de Zamora y su alcalde, Martín Insaurralde, reconoció a Efe que "es una situación difícil en materia de seguridad".

Insaurralde se reunió con el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, y ambos decidieron desplegar 140 policías y 35 patrulleros para reforzar la protección del área con mayor incidencia delictiva.

Otro de los reclamos de los manifestantes, además de presencia policial, es la inoperancia de los efectivos: "cuando ven algo pasando, no se meten", agrega el alcalde.

"Los vecinos venían reclamando que en el horario nocturno el patrullaje no existía y desde la alcaldía se comprobó que los domingos ningún patrullero funcionaba", agregó Insaurralde.

El edil también admitió que la inseguridad no se resuelve con la implementación de nuevos oficiales, porque los sucesos recientes demostraron que se trata de "personas que no tienen respeto por la vida".

A juicio del alcalde, se ha producido una actuación policial tardía y además los ciudadanos no confían en las fuerzas de seguridad.

Es que el exjefe de la Policía de la ciudad de Buenos Aires, José María Potocar, está detenido preventivamente en el marco de una causa que lo acusa de recibir sobornos a cambio de brindar vigilancia especial.




Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9