El matrimonio juvenil se cuela en la campaña electoral de Irán

Las restricciones socioculturales y la religión en Irán obligan al casamiento, pero los problemas económicos lo dificultan. (EFE)
Las restricciones socioculturales y la religión en Irán obligan al casamiento, pero los problemas económicos lo dificultan. (EFE)

(EFE).- El matrimonio juvenil se ha convertido en una de las polémicas de la campaña electoral de las presidenciales de Irán, donde las restricciones socioculturales y la religión obligan al casamiento, pero los problemas económicos lo dificultan.

Conscientes de que es una de las principales inquietudes de los jóvenes iraníes y de que la reducción del número de uniones pone en peligro la "moralidad islámica", los seis candidatos presidenciales han sacado a relucir sus propuestas y promesas para mejorar la situación y aumentar los prestamos matrimoniales.

Los créditos a bajo interés que ofrecen los bancos públicos para ayudar al inicio de la vida en pareja fue uno de los temas abordados en el primer debate televisado, el pasado viernes, cuando el actual presidente y candidato a los comicios del 19 de mayo, el moderado Hasan Rohaní, defendió la labor de su Gobierno en este ámbito.

Los créditos a bajo interés que ofrecen los bancos públicos para ayudar al inicio de la vida en pareja fue uno de los temas abordados en el primer debate televisado, el pasado viernes

Ante las críticas de sus adversarios, Rohaní subrayó que el primer obstáculo para que los jóvenes contraigan matrimonio es el desempleo y que durante su mandato se ha creado confianza para atraer inversiones.

"Sin inversiones no se crea ningún puesto de trabajo y los jóvenes no pueden formar una vida matrimonial", apostilló.

La reacción de su rival Mohamad Baqer Qalibaf, el actual alcalde de Teherán, no se hizo esperar. Su acusación de que Rohaní no cumplió con sus promesas de crear empleo, sobre todo entre los jóvenes, encendió los ánimos en el debate.

Este candidato denunció "los altos índices de depresión" entre la población -un dato revelado por el propio gabinete- y señaló que "la alegría se consigue con un buen trabajo".

Por su parte, el clérigo conservador Ebrahim Raisí apostó por facilitar la disponibilidad de los préstamos porque de ello depende, a su juicio, la esperanza y felicidad de los jóvenes.

Raisí aprovechó asimismo para criticar la actuación del Ejecutivo, apuntando que "actualmente hay 500.000 personas en lista de espera para recibir su préstamo matrimonial".

Raisí aprovechó para criticar la actuación del Ejecutivo, apuntando que "actualmente hay 500.000 personas en lista de espera para recibir su préstamo matrimonial"

Sobre los créditos, Eshaq Yahanguirí, primer vicepresidente y también candidato, destacó que el actual Gobierno aumentó su cuantía de 30 a 100 millones de riales (de 800 a 2.700 dólares aproximadamente).

Al paso de la polémica salió también el Banco Central, que publicó esta semana un informe que indica un 40 por ciento de reducción del tiempo de espera para obtener el préstamo y un aumento del 70 por ciento de su monto.

Los bancos públicos ofrecen a cada persona que se case este préstamo a bajo interés para ayudar al inicio de la vida en pareja, pero el dinero estipulado es insuficiente, según Bahare Parham, una mujer soltera de 32 años y en paro.

Parham dijo a Efe que "el préstamo es muy necesario pero escaso" y que, considerando el aumento de los precios, debería "duplicarse" para cubrir los gastos del depósito para alquiler una vivienda.

"La situación económica es muy mala, la mayoría de los jóvenes de mi entorno o están sin trabajo o ganan muy poco" para afrontar los gastos de una boda, se lamentó.

En Irán el Código Civil estipula la edad legal para casarse en 13 años para las mujeres y en 15, para los hombres

Sin embargo, al mismo tiempo, "respetar las leyes islámicas -continuó Parham- es obligatorio (en Irán) ya que si alguien no las respeta y es descubierto puede acabar en prisión, así que no tenemos más opción que casarnos".

La joven advirtió a las autoridades de que les están dejando sin alternativas. "Si han leído cuatro libros sabrán que si dos personas se quieren y no pueden casarse es posible que opten por empezar a tener relaciones sin contraer matrimonio", agregó.

El islam recomienda el casamiento a edad temprana y en Irán el Código Civil estipula la edad legal para casarse en 13 años para las mujeres y en 15, para los hombres.

Las tradiciones imponen además en la República Islámica responsabilidades concretas para los novios: la mujer debe amueblar la casa y el hombre pagar la vivienda y los gastos de la boda.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0