136 migrantes cubanos permanecen detenidos en Quito

Cubanos manifestándose ante la embajada de EE UU en Quito, Ecuador, este viernes. (14ymedio)
Cubanos manifestándose ante la embajada de EE UU en Quito, en mayo. (14ymedio)

136 cubanos permanecen detenidos en Quito tras el desalojo en la madrugada del miércoles del campamento en el que protestaban para exigir visados humanitarios y llegar a EE UU. Las audiencias de deportación en la Unidad Judicial de Garantías Penales, Contravenciones y Menores Infractores se suspendieron en la mañana de este viernes, apenas un día después de que el coordinador de los manifestantes, Efraín Sánchez Mateo, fuera condenado a cinco días de cárcel y al pago de una multa de 91,50 dólares por alterar el orden público.

Los defensores de los derechos de los migrantes -Javier Arcentales Illescas, Francisco Hurtado Caicedo, Juan Pablo Albán y Soledad Álvarez Velasco- hicieron circular este viernes en internet un comunicado en el que denuncian supuestas violaciones a derechos humanos y al debido proceso. Los migrantes, de acuerdo con el texto, permanecen incomunicados de sus abogados defensores y familiares.

Los legales destacan que el Tribunal de Garantías Penales aún no ha fijado las audiencias de Habeas Corpus, pese a que el plazo de 24 horas para realizarse terminó ayer por la tarde.

Los defensores de los migrantes denuncian supuestas violaciones a derechos humanos y al debido proceso

El comunicado sostiene, además, que "la salud física y mental de todas las personas privadas de la libertad continúa deteriorándose" y que algunos de ellos cuentan con documentos que regulan su estancia en Ecuador o que tienen vínculos familiares con lugareños.

El jueves, se llevaron a cabo 63 audiencias, tras las cuales 13 personas, incluyendo menores de edad, fueron liberadas por tener vínculos familiares en Ecuador.

Los abogados defensores aseguran que los partes policiales nunca fueron entregados a tiempo a la defensa, sino solo en el momento en que empiezan las audiencias, y lamentan no contar con tiempo suficiente para conversar con sus defendidos.

Juan José Díaz Brito, natural de Cienfuegos, es uno de los migrantes desalojados del campamento del Parque El Arbolito. "Es muy lamentable que pase esto, solo un milagro del Gobierno de EE UU podría sacarnos de aquí como perseguidos políticos, porque a nuestra querida Cuba no podemos regresar, pues nos cogerían presos", escribió en su perfil Facebook.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0